Trío malicioso

Hay un autoritario barrigón masculino, F, y un inmenso culo femenino, M, que, en alianza y complicidad morbosas, no dejan de intentar darme por detrás. Incluso nace un nuevo foco gracioso, J, también de oneroso peso tripudo, también asesorado y manipulado por el inmenso culo, que me levanta su voz payasa, bronca, grotesca, disfrazada de hipócrita y teatral saludo.

Entradilla inicial. Texto de DIETARIO EN RED 2004-2006