Un contacto generoso

A través de José Ángel Mañas, consigo ponerme en contacto con Roger Wolfe, del que pretendo incluir una cita larga, magnífica, en el próximo libro que editará Morfeo. Wolfe se siente “¡encantado!”. Así da gusto.

Fragmento perteneciente a DIETARIO EN RED 2007-2008.

Morenaza

Ella. No la veo desde hace una hora y cuarto. Y todavía con el nimbo de sus mejillas en mis mejillas. Morenaza. Un libro abierto por dentro, por fuera. Su sinceridad pasmosa. Su sonrisa llena, que primero estalla y luego rebosa en el aire, en unos ojos atónitos, con chiribitas heridas: los míos. Y uno que se creía de vuelta de todo, que la miseria humana le había construido una coraza plagada de insensibilidad para la vida… Y menudo reencuentro con la vida. Ella. Sus cejas. Un dibujo sublime. Más de media vida sin verlo. Morenaza que esplende. El verbo sin tregua en ninguno de los dos. Su sonrisa que estalla y luego rebosa. Y la magia de los paralelismos. Coincidencias encadenadas de su vida con la vida de uno de mis personajes más queridos. Tanto que parece que a esta muchacha, sin conocerla, la hubiera tenido siempre interiorizada en el mismo centro de mis pensamientos. Ella. Casi dos horas sin verla. Todavía con el nimbo de sus mejillas en mis mejillas. Y uno que se sabe desbordado, embobado, encandilado, sin recursos.

Fragmento perteneciente a DIETARIO EN RED 2007-2008.