Viento

Temprano. En mi día libre. Me levanto con dolor de cabeza, como cuando a veces se pasan de rosca los tragos de whisky. El dolor de cabeza, que se está subsanando rápidamente, todavía acapara los efluvios del viento. Fue el fuerte viento de ayer, que me golpeó la cabeza, aleteó en mis oídos, se filtró por la nariz, llegó al cerebro. Tengo un relato sobre el viento, se titula El acoso, pertenece a Trenzado de homicidas.

Fragmento perteneciente a DIETARIO EN RED 2007-2008.

Etiquetado , , , .Enlace para bookmark : permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.