Santiago de Compostela

En la plaza del Obladoiro

Por fin en Santiago de Compostela. He conseguido dormir cuatro horas en el tren con destino a La Coruña. De tres a cuatro de la madrugada. Y de cuatro a siete. Lo que parecía una tortura constante en el vagón, sólo ha sido una tortura inicial.

Fragmento perteneciente a
RUTA DEL OESTE
.
DIETARIO EN RED 2007-2008.