Estrella Morente

La noche hambrón y yo. Es que todavía soy soltero; es decir, solterón. La soledad de los solteros. No se puede escribir sin una gran soledad. Qué ironía. Qué gran hostión. Vaya, en mi desvío de la mirada me tropiezo con la cubierta de la segunda edición de El Paseo de los Caracoles. Recibí la novela ayer. Está recién salida del horno. Y dice la gitanilla Estrella: “Tú el pecador y yo el penitente”.

Fragmento perteneciente a DIETARIO EN RED 2007-2008.