Elizabeth Short

EL FRAGOR DE LA SANGRE es la historia de un asesino con un perfil semejante al asesino de Elizabeth Short.

***   ***

Seguramente fue detenida por cualquier tontería. No lo sé. Tan sólo sé que era una actriz en ciernes de Los Ángeles. Y que en Los Ángeles te detenían y te detienen incluso por estornudar.

Elizabeth, qué triste constatación. Tu cuerpo desmembrado es semejante al que describí en uno de mis relatos, en «El fragor de la sangre«, de Trenzado de homicidas, un libro del que ya he hablado aquí.

Fragmento perteneciente a DIETARIO EN RED 2007-2008.

Etiquetado , , , , .Enlace para bookmark : permalink.

7 reacciones a Elizabeth Short

  1. Andrés dice:

    Si son fotos reales del asesinato, es realmente escabroso lo que cuentas. Las imágenes son espeluznantes. Leí un libro de Susan Sontag titulado Ante el dolor de los demás. Versaba sobre la representación gráfica del dolor, sobre lo que debía mostrarse y lo que no, y por qué lo mostrábamos. Me llevó a reflexiones que me han evocado estas imágenes intolerables. Terrible. ¿Seguro que todo ha de ser materia literaria?

  2. Son fotos reales, de hace más de medio siglo. Sé unas cuantas cosas más de Elizabeth. La llamaban la Dalia Negra porque se ponía una dalia en el pelo. Y que su sobrenombre es el título de una película de Brian De Palma, de 2006, una película que me pasó inadvertida.

    Decía Galdós, amigo Andrés, «imagen de la vida es la novela». Efectivamente, todo lo que tiene que ver con la vida ha de ser materia literaria. Sin amarres. Por lo menos en lo que a mí me toca va la cosa sin amarres. Cuando escribo sobre un asunto rebosante de ternura, llego hasta el final; y lo mismo me sucede cuando escribo sobre materias deleznables, desagradables, horriblemente desgraciadas, feas.

    El escritor que se autocensura para no molestar, para resultarle más simpático al vecino, al lector que se ve por aquel balcón, al premio que le pueden conceder, no sólo está tricionando el espíritu literario encendido desde los autores grecorromanos, tan impresionantes, sino que está traicionando la etapa histórica que le ha tocado vivir.

  3. MONIQUE dice:

    La Dalia Negra y el dolor. La Dalia Negra y la muerte inexplicable. La flor arrancada del tallo débil de unos sueños que la arrastraron a otra fama, la de la tragedia. Coincido en que la literatura no debe escatimar vallas, porque es como la vida y hurga y descubre a la vez que salva de la peor muerte, el olvido. La violencia no es solo un estado mental ni una noticia terrible ni una crónica pormenorizada. Violencia es mentir, decía una pared. La literatura puede salvarnos de las mentiras, de los bebes con pómulos rosa de las publicidades, del sueño americano ambicionado con final feliz de las películas mediocres. No me sorprende Antonio, que guarde su perfil íntimamente, su noble mirada rescata y endulza hasta el dolor. Humaniza, con todo lo que significa. Saludos

  4. Gracias, Monique. Veo que sigue apreciando mi escritura. Ojalá siga así con el paso del tiempo.

    Saludos.

  5. ariel dice:

    creo que es una de las peores maneras en lasque una persona pudo haber muerto, especialmente para una mujer que empezaba a vivir por ese motivo deveriamos hacer conciecia sobre las personas con las que no relacionas porque no sabenos si detras de ellas nos encontremos un maldito cicopata como el que ella se topo a su paso

  6. andrea dice:

    creo que esta historia llego a todos los que la conocen porque es muy triste pensar el dolor que paso esta mujer , y que el caso nunca halla sido resuelto espero que el que lo hiso halla vivido sus ultimas horas en agonia por la maldad que hiso!!

  7. julieh dice:

    uuuuy no yonocreo q eso sea sierto pero es muy tragico no locreo pero sies verdad esmuy tragico uy

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.