Ir y venir…

Mi cumpleaños. Más viejo que Matusalén. Y con tortícolis. Ignoro si se ha producido por una mala postura en la cama. Aunque sospecho que se explica por la rigidez de mi brazo frente al acarreo de mi cartera durante mi rutinario paseo del ir y venir; y con venir, partir; la comida en la garganta, y los zapatos, calientes, tejiendo zanjas.

Fragmento perteneciente a DIETARIO EN RED 2007-2008.