Barack Obama y un parque

La seducción de tus buenas intenciones,  de tu juventud, de tus sentimientos poéticos es un mal plato conocido. Cuídate de los idus de marzo. La zalagarda de los malos perros tienen las orejas afiladas y parece que esté escrito que los hombres buenos mueran jóvenes. Esto te lo dice un pesimista, un pesimista sonriente, como diría el gran Pío Baroja.

Fragmento perteneciente a DIETARIO EN RED 2007-2008.

Etiquetado , , , , .Enlace para bookmark : permalink.

2 reacciones a Barack Obama y un parque

  1. MONIQUE dice:

    Me espeluzna tu pesimismo. ¿Los buenos mueren jóvenes? Parece tan frágil, delgado, fileteado con tinta china, carbonilla, una espiga nocturna. Una espiga que sin embargo debe sostener la bella responsabilidad de representar a los discriminados del país que fundó esa palabra. ( Por algo el presidente-escritor llamó La audacia de la esperanza a su segundo libro ). Espero que la espiga no se doble hacia donde la sople el viento. Desde aquí abajo, desde la América del Sur, expectamos porque el gigante se tambalea y pobres de los que queden abajo cuando caiga. Ya lo dijo Ruben Dario: “Los Estados Unidos son potentes y grandes. Cuando ellos se estremecen hay un hondo temblor, que pasa por las vértebras enormes de los Andes…” Ayer me enteré que la Casa Blanca fue construida por esclavos negros. Algunos kenianos, como el padre de Obama. Como verá, aquí tambien somos pesimistas, pero sin sonrisas. Un abrazo de aquellos.

  2. ¿La Casa Blanca por esclavos? Pues menuda paradoja va a darse.

    Un abrazo de aquellos, querida Monique.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.