Juan Marsé

A Juan Marsé le han otorgado un premio. Aparece en los medios con una alegría contenida, como un niño educado al que le regalan un patinete. Efectivamente, ni fu ni fa, más bien fa.

Texto perteneciente a DIETARIO EN RED 2007-2008.

Etiquetado , , .Enlace para bookmark : permalink.

4 reacciones a Juan Marsé

  1. Joselu dice:

    Sin duda se lo merece, pero también Ana María Matute o Caballero Bonald o Mario Benedetti, y no olvidemos a Goytisolo. Me alegro por él, aunque hace bastante tiempo que no lo leo. La última que leí de él fue Ronda del Guinardó, no he leído sus obras más recientes. Nunca se tiene tiempo para todo. Espero que el año que viene se lo den a Benedetti. Un cordial saludo.

  2. Un cordial saludo, amigo Joselu.

    No pongo en duda que merezca un premio el trabajo de todos los nombres que has citado. Porque para mí merece un premio cualquier persona que trabaje. Un premio mayor que el Cervantes merece, por ejemplo, mi vecina de abajo, que trabaja doce horas diarias fregando escaleras y lleva adelante, con alegría, la enfermedad crónica de su niña.

    No me voy por la tangente. Sé que estamos abordando el tema literario. A mi entender, los nombres que has citado no ocupan los primeros puestos dentro de la literatura en español. Pertenecen al pelotón. Hay que entender que yo digo esto porque tengo la literatura sublimada, y que ello se debe a la temperatura de mi sangre. Para mí consiguen los primeros puestos aquellos escritores cuya obra me deja en permanente estado de asombro. Me refiero a casi todas las páginas de casi todos sus libros. En el marco de la narrativa en español, y fijándome en el último siglo, eso sólo lo han conguido Valle, Azorín, Baroja, Solana, Rulfo y el Cela que llega hasta 1994.

    Vuelvo al hospital.

  3. xhandra dice:

    Se lo merece sin dudas. Es un hombre muy reservado y eso se nota. Me encanta Últimas tardes con Teresa. Lo he leído varias veces. Saludos.

  4. A mí, xhandra, también me gustó Últimas tardes con Teresa. Recuerdo que cité unas palabras de esa novela en uno de mis artículos de ABC, el titulado Sensaciones. Dicen así:

    “Con el tiempo, unos quedarían como farsantes y otros como víctimas, la mayoría como imbéciles o como niños, alguno como sensato, ninguno como inteligente, todos como lo que eran: señoritos de mierda”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.