Córdoba

Nieta Trini, de Julio Romero de Torres

Ayer, a mediodía, cambié el abrigo por la chaqueta. Ya asoma, por el lejano horizonte, la cabecita de la primavera, con su humor efusivo, arremangado. Ya se atisba la alegría descansada del próximo espacio en blanco, el siguiente periodo vacacional que me toca, el que ofrece la Semana Santa. Si todo va bien lo aprovecharé para poner pies en polvorosa: Córdoba.

Fragmento perteneciente al libro Dietario en Red 2009-2010

Etiquetado , , , , , .Enlace para bookmark : permalink.

2 reacciones a Córdoba

  1. Moniquè dice:

    Y lo bien que hace! Hay que gente que se busca para atrás y gente que se busca para adelante. Estos últimos, inventando recuerdos en lugares donde no vivieron nunca, incluso saludando con la mano y mirada de sorpresa a anónimos amigos de ese pasado inventado, a falta de emociones. Hay épocas en que uno quiere aprovisionarse de recuerdos, no dejar nada librado a la imaginación, con la sensación de que los últimos cordeles que nos ataban a lugares y personas, se van perdiendo. Entiendo qué es lo oculto que se le encoge. Evocar la presencia real de lo que va desapareciendo, porque por aquí se sentencia que los recuerdos son especies de sueños. Espero que su viaje le depare justamente las sorpresas que espera, los retazos que su memoria atesore seguramente crecerán en otras historias y ya nunca más serán olvidados. Un beso.

  2. Muchas gracias, querida Moniquè. Ya veremos lo que encuentro.

    Un beso (abrumado).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *