¿Sin novia?…(64)

¿Mélani?

euros

Se me ha presentado Mélani en el bareto de la fácul. De sopetón. Estaba yo tan tranquila a la mesa, consumiendo con mi prima y dos nenas más, y se me presenta ella con un pañuelo en la cabeza y unas gafas de sol. Sus gafas de sol daban el cante. En la calle estaba lloviendo. Parecía una espía de película.

(…)

Texto perteneciente a la novela titulada CALIENTE (pág. 71).

Una llamada telefónica

Hablando por telefono

Llamada telefónica del trabajo. Conversación con una compañera, sobre unos detalles de las clases.

Fragmento perteneciente al libro Dietario en Red 2009-2010

Qué cosas, Majestad…(63)

Majestad

—¡Pero qué asko! —comentó la Jesi— ¡Paz bebe agua en un váter!
—¡Menuda cagada! —dijo el Manu—, creía que teníamos que llamar a los bomberos.
—Me parece que tengo la barriga mala —dije.

(…)

Texto perteneciente a la novela titulada CALIENTE (pág. 70).

Encerrados…(62)

Pene de grandes dimensiones

El bareto se hallaba a rebosar. Yo, siguiendo con lo convenido, esperé en la puerta del lavabo de tías. Y cuando La Porra llegó a las seis en punto, tal como le propuse, sin gafas de sol y con la visera al revés, le dije: «Vamos, no hay nadie dentro».

(…)

Texto perteneciente a la novela titulada CALIENTE (pág. 69).

Una quedada…(61)

bar

Brilló un par de rayas por la muñeca. Tenía la mano en forma de cuenco. Cogió la Cam, la enfocó y contemplamos claramente cómo le rebosaba un charco de semen.

(…)

Texto perteneciente a la novela titulada CALIENTE (pág. 67).

Semen…(60)

semen

¡Qué barbaridad! ¡Qué enorme placer experimenté al contemplar aquello! Se la cogió con una mano y

(…)

Texto perteneciente a la novela titulada CALIENTE (pág. 67).

Espectáculo casero…(59)

Perdón, he puesto una captura equivokada

La Porra se desprendió de la camisa. Como acumulaba tantísimos pelos en el pecho, sus pezones pasaban inadvertidos.

—¿Me quito los pantalones?
—Ya te estás tardando —le eskribí.

(…)

Texto perteneciente a la novela titulada CALIENTE (pág. 65).

Utilización del Messenger…(58)

messenger

Con lo kachonda que me había dejado mi profe de cuarto, aquel verano de mis quince años, la noticia que me facilitó mi prima poco después de iniciar primero de bachillerato me sentó como agua de mayo: volvía a tener la oportunidad de contemplar una

(…)

Texto perteneciente a la novela titulada CALIENTE (pág. 64-65).

Fiebre

Síntomas de la fiebre

La fiebre. Estoy que no levanto cabeza. Hacía veinte o veinticinco años que no me atacaba la fiebre. Más bien veinticinco. Mis recuerdos con fiebre se remontan a la niñez, a la primera juventud. Que me ataque la fiebre, con mis bríos adultos, es algo nuevo, demasiado insólito, raro.

Fragmento perteneciente al libro Dietario en Red 2009-2010

Mal de amores…(57)

Bragas negras

Sábado con Mélani. Y movida. Todo el día con Mélani. Desde por la mañana hasta las ocho de la tarde o así, que salí escopeteada. ¡Pero qué muvi, joé! La mañana deliciosa. Nada más vernos en su casa y ya nos ponemos a komernos la boca y a meternos las manos. Guapada. Por lo menos dos horas en la cama jugando a lo que a ella le daba la gana (tiene una imaginación endiablada). El mareo llegó luego.

(…)

Texto perteneciente a la novela titulada CALIENTE (pág. 64).

Figura retórica: imprecación…(56)

furia

Oye, Inkisidor, ni siquiera respetas a tu madre fallecida. ¡No juegues con mis pastillas de Valium! ¡No juegues con mi suicidio, pedazo kabrón! ¡Se nota que tú no has estado con psikopedagogos deficientes! ¡Cuántas mujeres se habrán kagado en tu madre! ¡O te habrán mandado al koño de tu madre!

(…)

Texto perteneciente a la novela titulada CALIENTE (pág. 63).

Nota del autor:
Vuelvo a recordar que todos los mensajes de la novela dirigidos a personas, tanto con seudónimos como con nombres propios, se reprodujeron en el ámbito de la realidad. Se dirigieron a personas de carne y hueso. Muchas conocidas; otras, en la máscara de un seudónimo. Vuelvo a recordar que buena parte de esta novela se asienta en lo que más o menos se denomina “interacción multimedia on-line”.

Almas en un limbo…(55)

cielo

Elevaba hoy la vista al cielo y empecé a ponerme nerviosa. Entre sus frías costras me imaginé las almas mutiladas de 201 personas que vagaban por esas alturas sin saber todavía que estaban muertas. 201 personas residentes en Madrid, de todas las edades, asesinadas, con lágrimas.

(…)

Texto perteneciente a la novela titulada CALIENTE (pág. 62).

Francisco Umbral…(54)

Francisco Umbral

Aunque no suelo contestar a los comentaristas, de acuerdo, Fugazi, te respondo. A mí Francisco Umbral me gusta. Se parece a Cela, pero con obras que dejan mucho que desear. Su nivel literario no ha sido constante, cosa que no está a la altura de un genio.

(…)

Texto perteneciente a la novela titulada CALIENTE (pág. 61).

Amores…(53)

Guapa mujer de los años 40

La nobleza sensible de la mujer. Hoy me ha visitado Mélani en el bareto de la fácul. Me ha dado un abrazo muy tierno. Me pareció oírle los latidos del corazón. Tenía los colores de la cara muy encendidos, como mi madre cuando llega de Barcelona.

(…)

Texto perteneciente a la novela titulada CALIENTE (pág. 61).

Descubierto en Internet

Antonio Gálvez Alcaide, como autor reconocido y en ovación

Me han localizado en Internet alumnos de 1º de ESO. Demasiados críos. No me ha gustado ni un pelo. Pero alguna vez tendría que ocurrir. Ya ha ocurrido.

Fragmento perteneciente al libro Dietario en Red 2009-2010

¿Al Qaeda?…(52)

al_qaeda

Aunque la gente de la fácul se comporta ya como si no hubiera ocurrido nada extraño en Madrid, yo no dejo de pensar en la tabla de multiplicar. Cada muerto en el atentado puede tener, tal vez, unos cinco o seis familiares directos.

(…)

Texto perteneciente a la novela titulada CALIENTE (pág. 60).