Fiebre

Síntomas de la fiebre

La fiebre. Estoy que no levanto cabeza. Hacía veinte o veinticinco años que no me atacaba la fiebre. Más bien veinticinco. Mis recuerdos con fiebre se remontan a la niñez, a la primera juventud. Que me ataque la fiebre, con mis bríos adultos, es algo nuevo, demasiado insólito, raro.

Fragmento perteneciente al libro Dietario en Red 2009-2010

Etiquetado , , .Enlace para bookmark : permalink.

2 reacciones a Fiebre

  1. Moniquè dice:

    RIMA LXI (Bécquer)
    [Melodía.
    Es muy triste morir joven, y no contar
    con una sola lágrima de mujer]

    Al ver mis horas de fiebre
    e insomnio lentas pasar,
    a la orilla de mi lecho,
    ¿quién se sentará? ”

    No, no y no!!! ¿Qué es eso del declive físico? Un virus atrevido que osó cruzar la frontera permitida de sus defensas, no indica nincún comienzo ni ningún final. Cuando mucho, indica que debe comer mejor y tomar más vitamina C, sin desagarramientos ni melodramas. Aunque no dudo que Ud. se ha sentido realmente mal estos días. La primavera lo hará olvidar prontamente la trasfiguración de la realidad que provoca la fiebre. No se deje influenciar por el halo que deja cualquier enfermedad. Es Ud. fuerte y sumamente joven (además de guapo). Que ningún fantasma le haga muecas desde el espanto, cuídese y recupere las castañuelas!!!!!

  2. Mi querida Moniquè: muchas gracias por su voz de ánimo (y por lo de guapo).

    Ay, Bécquer, Bécquer, pobre Bécquer. Cómo le dolieron los cuernos… y las saetas de melancolía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *