Navegar…(67)

Navegación

Estoy en Barcelona. Puente aéreo con mi madre. Un beso frío a mi padre, después de unas semanas sin verlo. Un cibercafé. Olor a patatas fritas. Dice mi padre que ayer granizó aquí. Ahora hay un pedazo nube en el cielo. Tengo paraguas. Y el puerto a la vuelta de la esquina. Más o menos a la misma distancia que el piso alquilado de mi padre, pero en la esquina opuesta. El olor del mar me produce hambre. Las Golondrinas.

(…)

Texto perteneciente a la novela titulada CALIENTE (pág. 73).