En un bar

Puerta abierta para el delirio

—Caballero, ¿se encuentra bien?
—Sí, por supuesto.

El camarero se justificó, carraspeó en su soflama.

—Parecía como acalorado.

Fragmento perteneciente al relato
titulado «Un puzzle gris» , del libro TRENZADO DE HOMICIDAS (pág. 13).

Etiquetado , , , , , , .Enlace para bookmark : permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.