Desde la calma

Morera

La chica avisó. Sabía que cuando avisaba, obtenía resultados.

—No empieces con la lengua sucia.
—Bueno, vale.

Fragmento perteneciente al relato
titulado «El itinerario» , del libro TRENZADO DE HOMICIDAS (pág. 49).

Etiquetado , .Enlace para bookmark : permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.