La joven Angelines

Fumándose un porro

Sale del terrado por culpa de un olor extraño que lo sofoca, un olor que llega arrasando del vecino ático.

Texto perteneciente a la novela titulada EL PASEO DE LOS CARACOLES (pág. 20).

Etiquetado , , , .Enlace para bookmark : permalink.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *