Una realidad triste

Noche de desvelo

Contraía la frente, apretaba las quijadas como si pretendiese llorar en voz baja.

Fragmento perteneciente al relato titulado
«En los dientes de la noche» , del libro Cuentos agrios (pág. 54).

Pesadilla y realidad

—Llamaste a Dios. Vengo yo en su representación. No creo que te moleste.

Fragmento perteneciente al relato titulado
«En los dientes de la noche» , del libro Cuentos agrios (pág. 53).

Cayendo en picado

La metamorfosis aglutinó todas las grasas de sus pesadillas.

Fragmento perteneciente al relato titulado
«En los dientes de la noche» , del libro Cuentos agrios (pág. 52).

Ayer, en el hospital

La verdad es que ayer por la tarde, cuando fui al médico, ni remotamente pude imaginar que se me derivara, de urgencias, al hospital que tenemos enfrente, el hospital de Sant Joan Despí. El motivo: dolores en el pecho.

Fragmento perteneciente al libro Dietario en Red 2011-2012

 

Filosofía y letras

Cantando en la ducha

Atrás dejaba el gimoteo de la última rata lapidada. Azul celeste era la ducha;

Fragmento perteneciente al relato titulado
«En los dientes de la noche» , del libro Cuentos agrios (pág. 51).

Singular diálogo

—No entiendo nada. Mi chica es un bombón en cuerpo y alma.

Fragmento perteneciente al relato titulado
«En los dientes de la noche» , del libro Cuentos agrios (pág. 50).

Masa de comida

Su pijama era un mar de sudores y rugosidades, y el vientre le escocía como si le hubieran remachado unos espinosos alambres.

Fragmento perteneciente al relato titulado
«En los dientes de la noche» , del libro Cuentos agrios (pág. 49).

Desde el otro mundo

Sus manos ardían de dolor, y sus pies, más lejos de lo normal, se achicharraban

Fragmento perteneciente al relato titulado
«En los dientes de la noche» , del libro Cuentos agrios (pág. 48).

Sueño y realidad

La adolescente obesa dormía de estremezón y briega, y su corazón, en el centro de la cama, bombeaba mucha sangre revuelta.

Fragmento perteneciente al relato titulado
«En los dientes de la noche» , del libro Cuentos agrios (pág. 47).

Humillaciones de profesor

Al acabar de leer la humillación que padece un antiguo compañero de instituto, por parte de un alumno, he decidido crear tres nuevas etiquetas en este blog. Se llaman así: «humillaciones profesor», «problemas profesor», «falta respeto aulas». El objetivo no es otro que dar cuenta de una realidad social bastante desconocida y que considero de interés general. Como es obvio, hablaré de mi propia experiencia, sin el menor atisbo de alarde literario, ya que me voy a limitar a describir unos hechos con plena objetividad, fríamente, escuetos, tal como son.

Fragmento perteneciente al libro Dietario en Red 2011-2012

Lo que ocurrió después

Siempre baja y descansa entre las flores mojadas, las mismas flores que nunca renuncian a llorar su rocío.

Fragmento perteneciente al relato titulado
«Anhelos y luces» , del libro Cuentos agrios (pág. 43).

El rostro de la muerte

La mañanica del doliente hospital carece del cántico de los pájaros.

Fragmento perteneciente al relato titulado
«Anhelos y luces» , del libro Cuentos agrios (pág. 42).