Síntomas

Estos síntomas se refieren al adulterio. En el relato Síntomas todo es sintomático, efectivamente, hasta que llega la evidencia, cosa que parece que duele. A través de la noticia pormenorizada de un cornudo, uno se encuentra con que lo que es de otro también parece suyo. Qué ironía. Hay que tener en cuenta, y es muy importante tenerlo en cuenta en nuestras vidas, que para Quevedo e incluso para Lazarillo, el adulterio suponía dos cosas muy importantes: tener teta y sopa. Así que no nos hagamos muy mala sangre con unos cuernos sobrepuestos y empezar a asimilar que un trío también puede ser excitante y enriquecedor (no me hagan mucho caso).

Etiquetado , , .Enlace para bookmark : permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.