El bestia

(…)

Oye, permíteme que te proponga hacer las reuniones de tutores en privado, no en la sala de profesores. El motivo es que siento vergüenza ajena. Ayer, por ejemplo, aparte de volver a pronunciar el verbo “estrés”, aparte de aludir por enésima vez a mi “rabo”, mencionaste la palabra “tensión”. Como comprenderás, esos asuntos no son algo que puedan interesarle a ningún profesor que esté por allí y, mucho menos, a ningún niño que pueda aparecer, como aparecen, por la sala de profesores. En privado (las reuniones se hacen en privado) puedes decirme lo que quieras o, como tú mismo dirías, puedes decirme “lo que te salga de la punta el rabo”. En privado no sentiría vergüenza ajena.
Ya me dirás algo a lo largo del día, o por e-mail.
Saludos.

(…)

Fragmento perteneciente al libro Dietario en Red 2011-2012

Etiquetado , .Enlace para bookmark : permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.