Agua en el cerebro

—Estoy bien. Me ves así porque tengo agua en el cerebro. No mucha.

Fragmento perteneciente a la novela titulada El solitario (pág. 40).

Dietario en Red 2004-2006, dividido

¡Múúúúúúúúsica vital!
A
B
C
D
E

Caliente, dividida

La novela CALIENTE aparece fragmentada en cinco partes.
Con ello, he tenido que revivir aquellos tiempos…, y ha vuelto la añoranza.
¡Qué placer!

Modesto Trigo

Esta obra de Modesto Trigo ejemplifica perfectamente lo que significa Barcelona para mí:
admiración hacia la ciudad y hacia sus mujeres.
Profunda admiración.
P.D. Ana, abandona ese mosqueo.

Recordando Barcelona, de Modesto Trigo

Y más flechazos

La chica maravillosa se percató de Salvador, de su mirada limpia, de sus barbas cortadas a bocados, de su melena zarrapastrosa; de su mirada otra vez, de su mirada, de su mirada otra vez, de su mirada transparente, pura y dolida.

Fragmento perteneciente a la novela titulada El solitario (pág. 39).

Flechazo

Salvador sintió que el templado aliento de una boca de mujer le derretía la helada circulación de su sangre pisoteada.

Fragmento perteneciente a la novela titulada El solitario (pág. 38).

Mujeres

—Tu padre no quiere a la niña que te has agenciado. Tuvo novio. Se lo dijo a tu madre el otro día pegando un montón de voces.

Fragmento perteneciente a la novela titulada El solitario (pág. 37).

Ambiente del bar California

A Pepe se le veía animado. Se le agarraba esa ilusión misteriosa, impetuosa y positiva que suelen tener las parejas de novios durante las primeras citas.

Fragmento perteneciente a la novela titulada El solitario (pág. 36).

El bar California, los camareros

Un cuadro de Francisco Ribera

Los camareros del California todavía viven, arrugados como una pasa, nonagenarios.

Fragmento perteneciente a la novela titulada El solitario (pág. 35).

De bares, y con pijama

Pelos de loco

Dejó la manta en su cama. Entró al baño. Se vistió sin ni siquiera desprenderse del pijama

Fragmento perteneciente a la novela titulada El solitario (pág. 34).

Diciembre, diciembre…

Aquel diciembre…
Lo vuelvo a repetir:
Ana, Rocío, con todo mi cariño por delante.

Troceo de libros

Uno comprende que el troceo de libros está de moda,
que la gente puede preferir una parte del todo,
sólo una parte.
Con los libros digitales puede hacerse perfectamente,
como puede comprobarse con
la versión troceada de EL SOLITARIO.

Cansancio de vivir

Entraron. Del interior de la manta fluyó una mano perezosa.

Fragmento perteneciente a la novela titulada El solitario (pág. 33).