Bajo la lluvia en la Rambla

Lluvia en Barcelona

Salió a la calle tal como estaba. Únicamente cogió las llaves. Se avecinaban las diez de la noche. Avanzaba por Escudellers, camino de la Rambla, disfrutando de cada paso, aspirando ruidosamente el olor del suelo empapado, como si las emanaciones que propiciaba la lluvia lo colmaran de más vida.

Fragmento perteneciente a la novela titulada El solitario (pág. 57).

En Montblanc

Buenos días.
Sí, en Montblanc, en la provincia de Tarragona.

El solitario, antes y después

La novela EL SOLITARIO antes (y después, para el libro en papel);
y después (y ahora, para el libro en digital).


Como las víboras

La novela COMO LAS VÍBORAS antes (y después, para el libro en papel);
y después (y ahora, para el libro en digital).
Amazon
iBookStore
Tagus
Kobo

Portada de Como las víboras, como libro en papel

Portada de Como las víboras, como libro en papel

Portada de Como las víboras, como libro en digital

Portada de Como las víboras, como libro en digital

Esta novela hilvana la difícil andadura de unos personajes repletos de maldad. Es una crítica de la violencia extrema. La horrorosa criminalidad actual, que cada vez difunden más los medios, tiene su parte de representación en la novela. Las situaciones no son el producto de una voz narrativa enfermiza, sencillamente son calcos de nuestra realidad más inmediata, de nuestra realidad pretérita, de nuestra tradición literaria, una tradición que camina entre Virgilio, el romancero viejo y las crónicas de Alfonso de Valdés.

Prácticamente toda la acción de COMO LAS VÍBORAS se desarrolla en Ávila, dentro y fuera de sus murallas medievales. El espíritu medieval y renacentista posee los albores del siglo XXI, con sus mayores virtudes y sus más deleznables taras. Las rutas teresianas, las huellas románico-góticas cambiarán de perspectiva tras la lectura de COMO LAS VÍBORAS. En este sentido, el público lector habrá de revisar también sus sentimientos, los motivos que le llevan a entristecerse o incluso simpatizar con el joven Frankie, el personaje protagonista, uno de los individuos más abominables de la literatura contemporánea.

Cita de la página 13:

Instantáneamente cortó el aire la hoja de una navaja automática. Los ecos de la catedral, que fue también fortaleza hasta el siglo XVI, conocían muy bien la expresión de los aceros cortantes, de los golpes homicidas, de la muerte ensangrentada. Los demonios de la penumbra reptaban como culebras.

Cuentos agrios, antes y después

El libro de relatos CUENTOS AGRIOS antes (y después, para el libro en papel);
y después (y ahora, para el libro en digital).


Caliente, antes y después

La novela CALIENTE antes (y después, para el libro en papel);
y después (y ahora, para el libro en digital).

La magia de la lluvia

La noche que luego le regaló el caprichoso juego de la lluvia deseada.

Fragmento perteneciente a la novela titulada El solitario (pág. 56).

En la tumba de Camilo José Cela

Sí, aquel olivo del cementerio que acoge a Camilo José Cela,
Premio Nobel de Literatura (el subrayado es de Cela).

La crónica de Ripoll

Fue divertido, pese a los empujones que me daba el paso del tiempo.
Todavía sus letras no se han enfriado, y ya está aquí la crónica de Ripoll.