Con el pijama

Un café con leche

Se vistió sin zafarse del pijama, se atusó un poco el pelo, se colocó su viejo abrigo y salió a la calle con la representación vaporosa de Magdalena pegada a sus pensamientos.

Fragmento perteneciente a la novela titulada El solitario (pág. 61).

Etiquetado , , , .Enlace para bookmark : permalink.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.