Dedos

—Gracias, mi cielo… Oye, ¿dónde tienes los dedos de esta mano?

Fragmento perteneciente a la novela titulada El solitario (pág. 76).

La playa

Una ola rompiendo en la playa

—El agua de mi cerebro la escucho siempre.

Fragmento perteneciente a la novela titulada El solitario (pág. 75).

En la tumba de Josep Pla, nº 1 en ventas

Acabo de descubrir que mi título EN LA TUMBA DE JOSEP PLA es número 1 en ventas en amazon.com, el portal de Amazon en los Estados Unidos. Se da esta circunstancia en la categoría de Viajes. El viaje es el que hice a Llofriu, Palafrugell (Gerona). Hay que ver, qué pensaría Josep Pla si levantara la cabeza.

La Celestina. Primer acto

Dos días completos, desde antes del amanecer, me ha llevado la “traducción” del primer acto de
LA CELESTINA.

*   *   *

Ya se puede descargar
LA CELESTINA. PRIMER ACTO
Texto adaptado al castellano moderno por Antonio Gálvez Alcaide

LA CELESTINA. PRIMER ACTO es la segunda entrega de la adaptación al castellano moderno de LA CELESTINA, realizada por el escritor barcelonés Antonio Gálvez Alcaide

En LA CELESTINA. PRIMER ACTO aparecen los principales personajes de esta obra maestra. Pocas veces la literatura ha conseguido describir, con tanta exactitud, las pasiones humanas como se ven en este primer acto. Como son, entre otras, las aflicciones del amor apasionado no correspondido, desde la boca del señor Calisto; así como la terrible fama de la mujer, como herencia cultural clásica, que minuciosamente relata la boca del criado Sempronio. Desde este primer acto, resulta sorprendente la agudísima inteligencia de la vieja Celestina, cuya firmeza psicológica penetra, sin remedio, sobre cualquiera de sus interlocutores. LA CELESTINA. PRIMER ACTO es un completo y ferviente espectáculo, una lección literaria de primer orden.

Novedad de diciembre de 2016:

  LA CELESTINA, al completo, también en formato papel, desde Amazon.

La Celestina, de Fernando de Rojas, en castellano moderno

La Celestina, en castellano actual, en formato papel

Más pelo

La muchacha lo cubrió, le secó el pelo con ágiles y rápidas sacudidas. No dejó ni un minúsculo rincón de su piel sin sus manos desbordadas por los pliegues de la toalla.

—¿Serás? —preguntó Magdalena a medias.

Fragmento perteneciente a la novela titulada El solitario (pág. 74).

Con una coleta

Una coleta

Se recogió el pelo en una coleta. Se arremangó y dijo:
—Fuera pijama. Del todo. En pelotica.

Fragmento perteneciente a la novela titulada El solitario (pág. 73).

En la bañera

Cuando la muchacha entró y abrió el grifo de la minúscula bañera, ya la estaba esperando Salvador, sin su manta

Fragmento perteneciente a la novela titulada El solitario (pág. 72).

Una sonrisa de mujer

Una sonrisa de mujer

Como si supiera lo que acababa de ocurrir en ese momento, una taimada sonrisa de mujer floreció en el portal número 57 de la calle Escudellers.

Fragmento perteneciente a la novela titulada El solitario (pág. 71).

Palabras sinceras

—Pues claro, mi niño, porque me gustas.

Esas palabras sinceras tuvieron la contundencia de una pesada losa.

Fragmento perteneciente a la novela titulada El solitario (pág. 70).

La momia del general Prim

Fotos de El País

El general Prim, a tumba abiertaEl cadáver del general Prim, en la sala de autopsiasTenemos a tumba abierta al general Prim, asesinado a trabucazos en 1870, nada más salir del Congreso de los Diputados, en el que trabajaba como presidente del Consejo de Ministros. (…).

Adquirir ebook desde

iBookstore

Tagus

Google Play

Ebook La momia del general Prim, de Antonio Gálvez Alcaide

 

Callos

Unos callos

Cogió un plato vacío del fregadero, lo secó con un paño que vio a mano y vertió los callos humeantes.

—A comer caliente

Fragmento perteneciente a la novela titulada El solitario (pág. 69).

Dos huevos fritos

Dos huevos fritos

En el momento que sacó de la nevera dos huevos con la intención de freírlos, sonó el timbre. Un solo pitido, neutro, corto, desconocido.

Fragmento perteneciente a la novela titulada El solitario (pág. 68).

Un bordillo

Un bordillo

Le informaba de que se vería obligado a salvar el amargo obstáculo del bordillo

Fragmento perteneciente a la novela titulada El solitario (pág. 67).