Callos

Unos callos

Cogió un plato vacío del fregadero, lo secó con un paño que vio a mano y vertió los callos humeantes.

—A comer caliente

Fragmento perteneciente a la novela titulada El solitario (pág. 69).

Etiquetado , , , , , .Enlace para bookmark : permalink.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.