Por la Boquería y los Palomos

Calle de las Cabras, en Barcelona

Avanzó por los Palomos, como él decía, el Passatge dels Coloms, el sombrío pasaje porticado de recias columnas tapiadas, el pasadizo que exhuma olor de frutas y verduras rebozadas con hielo de pescado.

Fragmento perteneciente a la novela titulada El solitario (pág. 87).

En Pinterest, red social

En Pinterest

Tengo página en una nueva red social, en Pinterest. Se dice que parece un tablón de anuncios. Y así es. Me parece muy práctica, en el sentido de ir insertando cualquier cosa que encuentre en Internet sobre mi obra, a través del enlace en el tablón al que pertenezca. El aspecto de la página es estupendo. A continuación, el botón:

Follow Me on Pinterest

Un putero

Puteros

—¡Se terminaron, putero!

Fragmento perteneciente a la novela titulada El solitario (pág. 86).

Alaridos

—Parece usted un animal de los más idiotas… Se terminaron los alaridos en su piso, ¿vale, señor Julián? Se terminaron los insultos, que se pueden escuchar hasta en Mallorca.

Fragmento perteneciente a la novela titulada El solitario (pág. 85).

De buitres

—No. Sólo sería curiosidad de rapiña. De rapiña. Como de buitres.

Fragmento perteneciente a la novela titulada El solitario (pág. 84).

Miedos evadidos

—Menos mi Magdalena, a mí ya todo me importa un carajo —sentenció, ahora con una voz rígida y sonora—. Se acabaron los miedos.

Fragmento perteneciente a la novela titulada El solitario (pág. 83).