Alaridos

—Parece usted un animal de los más idiotas… Se terminaron los alaridos en su piso, ¿vale, señor Julián? Se terminaron los insultos, que se pueden escuchar hasta en Mallorca.

Fragmento perteneciente a la novela titulada El solitario (pág. 85).

Etiquetado , , , , , , , .Enlace para bookmark : permalink.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.