Mi Lazarillo, nueva portada

Acaba de salir una nueva portada en mi Lazarillo, en mi traducción de la obra al castellano actual. Reconozco que es mucho más vistosa. La imagen es un óleo titulado «El Lazarillo de Tormes». Lo pintó un retratista llamado Luis Santamaría Pizarro. Por lo que parece, este pintor tan sólo llegó a los 28 años de edad. Parece ser que murió en 1912.

AMAZON
KOBO

Cubierta Lazarillo e-book.pmd

Esta edición de La vida de Lazarillo de Tormes, y de sus fortunas y adversidades, «traducida» al castellano actual, permite al lector saborear su magnífica calidad literaria tal como hubiera sonado en el momento de su aparición, el siglo XVI. Para ello se ha ordenado su sintaxis, se han encontrado los términos y sintagmas precisos, se ha transformado, en definitiva, una prosa de otro tiempo, en desuso, en el calco que le corresponde en pleno siglo XXI. El resultado es la lectura de una obra maestra sin que sean necesarias las interrupciones que supone recurrir a anotaciones de pie de página. El contenido de esta adaptación, como el que se sucederá en los próximos títulos, es completamente vivo y no necesita ninguna aclaración textual. Su publicación puede emparentarse con la edición de cualquier obra contemporánea.

La vida de Lazarillo de Tormes, y de sus fortunas y adversidades es la narración, a un destinatario, de un caso de malas lenguas en el que el protagonista está sumergido en Toledo, un caso de adulterio que implica a su mujer y al arcipreste que casó al matrimonio. Para que el destinario comprenda mejor su situación actual, de auténtica dicha y prosperidad, el narrador necesita contarle su difícil y penosa vida mantenida desde la niñez.

Con ello aparece, por primera vez, la narración realista de una etapa histórica, dentro del marco de la ficción, con un fortísimo componente psicológico. El germen de la novela moderna.