Gigantones

gigantes

La pareja de retacos se echó a un lado. El pelaje de los tres gigantones era tan pintoresco que la escasa congregación no le quitaba ojo.

Fragmento perteneciente a la novela titulada El solitario (pág. 139).

Etiquetado , , , , , , , , .Enlace para bookmark : permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.