Iván Tubau, fallecido

Acabo de descubrir en internet que Iván Tubau está muerto. La verdad, la noticia me ha dejado sorprendido, que no impresionado. A mí la muerte ya no me impresiona. A mí la muerte me tiene tan sacudido a hostias que ha dejado de impresionarme, debido a la fuerza del callo. Tampoco queda ya nadie, de sangre directa y fiel, que se me muera. Y los que se me mueran, queridos, morirán después que yo. Qué alivio. Porque la sangre directa y fiel sí que impresiona, al morirse. Qué bien lo sé.

Debido –no hace ni un mes– a la reedición de CALIENTE, de Paz Vega López (yo), hará una media hora me he puesto a consultar en Google si Iván Tubau tiene perfil en Facebook, porque desde el pasado verano le estoy prestando una mayor atención a esta red social (antes sólo llegaban a mi Facebook los enlaces de entradillas de mi blog). Y sí que lo tiene, como demuestra la siguiente captura de imagen:

El último amor platónico del profesor y escritor Iván Tubau tuvo nombre y apellidos: Paz Vega López

Iván Tubau desde Google, póstumo.

Entro en el perfil de Iván y, ¡tacatá!, me encuentro con un obituario, el suyo, que le han colocado en el tablón de su Biografía. Ocurrió hace un par de meses escasos. Menuda sorpresa. Iván Tubau y Paz Vega López (yo) tuvimos una formidable historia de amor cibernétiko, con poema regalado de Iván, una historia de amor que quedará, para siempre, publicada, porque nunka se agotarán los ejemplares de esta reedición de CALIENTE.

–Joé, Iván –le dice mi niña Paz desde la nube que, ahora, ambos comparten–, ahora mi vaca sagrada Gálvez nunka sabrá, por tu boka, lo mal que te sentó descubrir que YO era un tío, mi preciosa vaca sagrada, un tipo casi siempre gruñón y altivo, joven como un vampiro, solitario y BRILLANTE, mal que le pesen todos estos adjetivos. Joé, Iván, ¡te hassssssss muerto!: qué iluso gran polvazo te perdiste conmigo… Kariñossssssss.

Etiquetado , , , , .Enlace para bookmark : permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.