Cap D’Agde, a tres horas de Barcelona

Cap D’Agde, un pueblo costero francés, está a tres horas de mi ciudad, Barcelona. ¿Y? Pues que ayer me enteré, por un reportaje del periódico digital El Español, que es la capital mundial del sexo en público en plena playa. Ah, pues pon fotos de ejemplo. Voy. Aquí está una captura del reportaje:

Cap D'Agde, la playa del sexo público

Dice el reportaje que si en Google se pone “Cap D’Agde Sex”, nos podemos hacer una idea fidedigna de lo que se cuece, públicamente, en la playa. ¿Que si puedo poner un ejemplo? Pues claro:

Cap D'Agde, la playa del sexo público

Una escena cotidiana en la playa de Cap D’Agde.

Oyes, qué haces poniendo aquí un pijo y unas tetas. ¿Estás de guasap? Sip, estoy de guasap. Adivino qué es lo próximo que vas a decir. Sip, esto:

MI NARRATIVA ERÓTICA AQUÍ Y AQUÍ.
Dew. Dew.

Revista Fogosa Miscelánea, nueva página web

Nueva web de la Revista Fogosa Miscelánea, con una novedad.

Revista Fogosa Miscelánea

Página web de la Revista Fogosa Miscelánea

Fragmento de su Presentación: “Esta revista nace con el objeto de promocionar el uso del registro literario de la lengua en obras literarias. Podría parecer un contrasentido, pero no es así. Desde la década de los ochenta del siglo pasado, las publicaciones de obras literarias en cantidades industriales son un hecho que se constata de manera evidente. A día de hoy, casi tres décadas después, como consecuencia de esto, el uso lingüístico habitual de las obras literarias publicadas en España utiliza el registro informativo de la lengua, no el registro literario. De aquí a poder decir que las obras literarias publicadas en España son una ordinariez, solo hay un paso. Ordinariez en el sentido de cotidiano, habitual, común, rutinario, sin signos distintivos, sin estilo. Al surgir la palabra estilo es inevitable que me acuerde de las figuras estilísticas, o retóricas, que aparecen en todos los manuales de Lengua castellana de la enseñanza secundaria que tenemos. Los ejemplos de determinadas figuras estilísticas solo se ciñen en autores nacidos antes de mediados del siglo XX, partiendo de autores grecorromanos. Es natural. Y también es un ejemplo de pobreza, de ausencia de referentes contemporáneos, anunciando estilo literario, entre nuestros estudiantes con edades comprendidas entre los doce y los diecisiete años. Y estos estudiantes son el futuro”. El contenido es el siguiente: Luces de bohemia (teatro), de Ramón María del Valle-Inclán. Madrigal apasionado (poesía), de Federico García Lorca. Curva menguante (narrativa), Contra la independencia de Cataluña (artículo de opinión), En la tumba de Camilo José Cela (crónica literaria), León (crónica de viajes), Cementerio de las moreras, Barcelona (crónica social y política), de Antonio Gálvez Alcaide. La crónica “Cementerio de las moreras, Barcelona” incluye un reportaje fotográfico partiendo de enlaces, que son directos en formato digital. En formato papel, las direcciones de estos enlaces se presentan, ordenadas, en la sección Apéndice.

Novelas, nueva página web

Me parece que no ha quedado mal
la web que anuncia mis novelas, aquí.
Son cinco conclusas y dos por concluir.

Las novelas de Antonio Gálvez Alcaide

Mis novelas hasta la fecha

Reseña, a CALIENTE, de la directora de El Cultural

Reseña de Juan Palomo, seudónimo de Blanca Berasátegui,
directora de El Cultural, a la novela Caliente.

Reseña de Blanca Berasátegui, Juan Palomo

Blanca Berasátegui, directora de El Cultural.

Reseña de Juan Palomo (Blanca Berasátegui), directora de El Cultural

Captura de imagen de la reseña digital (hagan clic)

Enlace del texto en papel, aquí.

Hubo una respuesta mía, aquí.

Caliente, de mi niña Paz, lectura veraniega

Caliente, de mi niña Paz, buena lectura veraniega.
Más información, aquí.
Lo que dijo de Caliente Juan Palomo
(Blanca Berasátegui),
directora de El Cultural, del diario El Mundo, aquí.

Caliente, de la preciosa e inteligentísima Paz Vega López

La ya legendaria novela de mi niña Paz Vega López: Caliente.

CALIENTE EN YOU TUBE

Mi antiguo y famoso vídeo de CALIENTE en You Tube

Paz Vega López nació el 30 de octubre de 1985. Se dio a conocer en 2004, con apenas 18 años de edad, cuando empezó a escribir en Internet su diario personal. Ella misma se presentaba así: “Vivo en Madrid. Últimamente estoy insoportable porque he sacado dos nueves en la Sele, en Lengua y en Literatura. Soy una chica precoz. Y no sólo por mi avidez cerebral. A los 12 años hice el amor con mi mejor amiga y a los 14 me desvirgó un novio de la ESO que sólo me duró un mes. Sí. Soy abiertamente bisexual”. Paz Vega López también es el seudónimo del escritor Antonio Gálvez Alcaide. Su creador afirma que su personaje fue un experimento unamuniano. Y añade: “Sin entrar en la sobrecarga erótica de esta novela, lo que tiene de testimonio es lo que me resulta más curioso. En alguna medida, Paz Vega López sedujo sin proponérselo a una parte de la intelectualidad barcelonesa y de más allá”. Efectivamente, editores, periodistas y escritores consolidados se sintieron atraídos por Paz hasta el punto de rozar el amor. Muchas personas vivieron dentro de una novela sin sospecharlo. Caliente es la historia de Paz Vega López, una chica vivísima con ínfulas literarias que carga, sin tapujos, contra la literatura española actual, llora con los atentados del 11-M o se entera de la muerte de la novelista Carmen Laforet mientras bebe chupitos de tequila y escribe en su blog, momentos antes de trasladarse a la noche madrileña.

Según Juan Palomo, Blanca Besategui, directora de El Cultural:

Me cuentan que una pequeña editorial, Morfeo, acaba de publicar un libro de Paz Vega titulado Caliente, la historia de una chica precoz abiertamente bisexual. Pero que mitómanos y morbosos no se precipiten a las librerías, o al menos que no lo hagan errados (o herrados, el género porno les gusta demasiado), porque bajo el nombre de Paz Vega se oculta un tal Antonio Gálvez que resulta ser también el editor, y un tipo más que calenturiento.