Aquellas nubes

Ya no volvieron a existir más viernes de calentura y aguas para Ranchito.

Fragmento perteneciente al relato titulado
«Vuelos de deseo y grietas» , del libro Relatos del fuego sanguinario y un candor (pág. 59).

Gran sorpresa

Ranchito y sus dos secuaces eran de la misma edad.

Fragmento perteneciente al relato titulado
«Vuelos de deseo y grietas» , del libro Relatos del fuego sanguinario y un candor (pág. 56).