Demasiadas emociones

En sus ojos se desplegaron los cabellos de su esposa, como si formaran parte de un telón que se cierra.

Fragmento perteneciente al relato titulado
«El borracho» , del libro Cuentos agrios (pág. 87).

Pisando el suelo

El conductor gritó desesperado. A la mujer le crujieron varias costillas tras el último esfuerzo de la exasperación.

Fragmento perteneciente al relato titulado
«El borracho» , del libro Cuentos agrios (pág. 86).

Gravísima impotencia

Juncos en un río

El conductor se hallaba a un metro de los matojos y de las hierbas tiernas, de los juncos y de las cañas recias.

Fragmento perteneciente al relato titulado
«El borracho» , del libro Cuentos agrios (pág. 85).

Un accidente de tráfico

Coche accidentado en un río

En la barranquera nada se inmutó cuando irrumpieron unos golpes estremecidos de chatarra y vidrios rotos

Fragmento perteneciente al relato titulado
«El borracho» , del libro Cuentos agrios (pág. 83).