Cólera juvenil

Más allá del Malecón sólo transitaba el agua marina, como a escondidas.

Fragmento perteneciente al relato titulado
«Noche de tropiezos y altivez» , del libro Relatos del fuego sanguinario y un candor (pág. 93).

Interior y exterior

Muchas de sus palabras eran temerarias. Cuando se le arriaba más el vértigo de su norte, los topetazos contra las personas de carne y hueso hasta sentaban mal.

Fragmento perteneciente al relato titulado
«Noche de tropiezos y altivez» , del libro Relatos del fuego sanguinario y un candor (pág. 92).

Ofreciéndose al turismo

Oswaldo, tan adolescente y gresca, se quedó pegadito a la calzada.

Fragmento perteneciente al relato titulado
«Noche de tropiezos y altivez» , del libro Relatos del fuego sanguinario y un candor (pág. 91).

Comienza la procesión

—¡Porque yo tengo la vida por delante! ¡Aunque parezca mentira, yo tengo la vida por delante!

Fragmento perteneciente al relato titulado
«Noche de tropiezos y altivez» , del libro Relatos del fuego sanguinario y un candor (pág. 90).

La ilusión del cine

El mulato Oswaldo, al salir del cine Habana, se rascaba el cuello graciosamente.

Fragmento perteneciente al relato titulado
«Noche de tropiezos y altivez» , del libro Relatos del fuego sanguinario y un candor (pág. 89).

Carcajadas

Risas

—¡Ha dicho que se va a follar a su madre!

Fragmento perteneciente al relato
titulado «Cosa de tres» , del libro TRENZADO DE HOMICIDAS (pág. 98).

Un borracho

Borrachos

A veces deslizaba los brazos y las piernas, como si pretendiera incorporarse.

Fragmento perteneciente al relato
titulado «Cosa de tres» , del libro TRENZADO DE HOMICIDAS (pág. 96).

Sexo familiar

Pareja en cama

Se restableció el silencio de los chavales. El estrépito de la tele había cambiado.

Fragmento perteneciente al relato
titulado «Cosa de tres» , del libro TRENZADO DE HOMICIDAS (pág. 92).

Un abejorro

Un abejorro

Los tres se reían de todo. Sin prisas, sin renunciar a la carcajada, ya con dolor de tripa,

Fragmento perteneciente al relato
titulado «Cosa de tres» , del libro TRENZADO DE HOMICIDAS (pág. 91).

Televisión incomprensible

Consumo de alcohol en menores de edad

El calor del verano era más insoportable que nunca. La callejuela del portal hedía a orines más que nunca.

Fragmento perteneciente al relato
titulado «Cosa de tres» , del libro TRENZADO DE HOMICIDAS (pág. 86).