Calafell Playa, en iBookstore

CALAFELL PLAYA, relato perteneciente a Trenzado de homicidas, disponible en iBookstore.

Ebook Calafell Playa, de Antonio Gálvez AlcaideCALAFELL PLAYA es una historia basada, en un alto porcentaje, en hechos reales. Desarrolla parte de las correrías de su protagonista, el escritor barcelonés Antonio Gálvez Alcaide, en el espacio de Calafell, una población costera de Tarragona. Lo que inicialmente es una fiesta nocturna y entusiasta, con el sexo como principal norte, se va convirtiendo, poco a poco, en un descenso a lo impredecible, a la angustia, a la soledad más incierta, una soledad a medio camino entre la vida y la muerte. CALAFELL PLAYA es un relato que pertenece al libro de cuentos titulado TRENZADO DE HOMICIDAS.

CALAFELL PLAYA
también se puede adquirir en
GOOGLE PLAY

Haciendo memoria

Mi madre. Sólo recuerdo un fragmentario sonido de su voz. Una voz sin palabras.

Fragmento perteneciente al relato titulado
«Mataperros» , del libro Cuentos agrios (pág. 68).

Comienza la procesión

—¡Porque yo tengo la vida por delante! ¡Aunque parezca mentira, yo tengo la vida por delante!

Fragmento perteneciente al relato titulado
«Noche de tropiezos y altivez» , del libro Relatos del fuego sanguinario y un candor (pág. 90).

La ilusión del cine

El mulato Oswaldo, al salir del cine Habana, se rascaba el cuello graciosamente.

Fragmento perteneciente al relato titulado
«Noche de tropiezos y altivez» , del libro Relatos del fuego sanguinario y un candor (pág. 89).

Un resto de noche

Una madrugada

Poquito a poco, todo el gentío del Paseo se va evaporando como lo hace la madrugada.

Texto perteneciente a la novela titulada EL PASEO DE LOS CARACOLES (pág. 31).

Un solo golpe

Compasion

—No tienes nada. Ven, vivo ahí delante. Voy a curarte.

Fragmento perteneciente a
TRENZADO DE HOMICIDAS
.

Mayúsculo trago

Un cubata

—¿Y qué ponían en la tele?

Me quedo como desencajado.

—¿Por la tele?

Me lo pienso y prosigo.

Fragmento perteneciente a
TRENZADO DE HOMICIDAS
.

Sexo familiar

Pareja en cama

Se restableció el silencio de los chavales. El estrépito de la tele había cambiado.

Fragmento perteneciente al relato
titulado «Cosa de tres» , del libro TRENZADO DE HOMICIDAS (pág. 92).

Un abejorro

Un abejorro

Los tres se reían de todo. Sin prisas, sin renunciar a la carcajada, ya con dolor de tripa,

Fragmento perteneciente al relato
titulado «Cosa de tres» , del libro TRENZADO DE HOMICIDAS (pág. 91).

Convenciones sociales

Convenciones sociales

Escucho una frase. Cuando levanto los ojos, la muchedumbre de siempre camina con la misma cara de siempre, evitando mis ojos.

Fragmento perteneciente al relato
titulado «Sobre los escombros» , del libro TRENZADO DE HOMICIDAS (pág. 39).

Difícil respuesta

Interrogantes muy vitales

Observaba la puerta sin pensar en cosas claras, sin pensar, con las quijadas entreabiertas, sin beber ya, sin moverse ya, con la puerta iluminada en sus pupilas rectangulares, verticales, mientras la noche se expandía.

Fragmento perteneciente al relato
titulado «Un puzzle gris» , del libro TRENZADO DE HOMICIDAS (pág. 9).