Fin de las vacaciones, con unos cantes

Ahora que estamos viviendo los últimos días del mes de agosto, que suelen coincidir con un período de vacaciones que llega a su fin, no viene mal levantar el ánimo. Y precisamente ahora, para levantar el ánimo generalizado, con el desvanecimiento de las vacaciones, que siempre son cortas, por muy largas que las tengamos, qué mejor que ver y oír el aliento de unos cantes, de unas letras preciosas, sentidas y penosamente pasionales de mi patria chica (y grande), recogidas desde unas voces tan dispares como Pepe Pinto, Juanito Valderrama y Camarón de la Isla.

Sucedió no hace muchos años, como producto de una apuesta con mi morenaza Verónica (siempre tendré por mía, muy dentro, una parte del color de su pelo). Tuve el vídeo colgado un tiempo. Ahora vuelve para levantar el ánimo en general, y, de forma particular, para celebrar el curso 2018-2019, que me promete mucho más que el que está pegando sus últimos coletazos.

Va por vosotros,
y por Verónica, eternamente.
¡¡¡ALEGRÍA!!!

El final de las vacaciones, con la alegría de unos cantes

Unos cantes por Pepe Pinto, Juanito Valderrama y Camarón

La magia de la lluvia

La noche que luego le regaló el caprichoso juego de la lluvia deseada.

Fragmento perteneciente a la novela titulada El solitario (pág. 56).

La fuerza de un abrazo

Un abrazo

Pensó en el momento que la chica maravillosa lo abrazó con fuerza y le besó su repulsiva cara.

Fragmento perteneciente a la novela titulada El solitario (pág. 55).

Recordándolo todo

Despedida

Dos de mis hijos, los varones, trepaban en los pinos de las laderas

Texto perteneciente a la novela titulada EL PASEO DE LOS CARACOLES (pág. 96).

Unas carcajadas

Agua del Carmen

—¡Dale agua del Carmen! —expresa la tía de Andrés

Texto perteneciente a la novela titulada EL PASEO DE LOS CARACOLES (pág. 38).

Ola de frío

Frío polar en España

Imparable ola de frío polar en España. El asco de tiritar en medio de la calle. Los calvos se cuidan la calva con gorros de lana, y se ríen del mundo. Nieve, hielo, aguanieve.

Publicado bajo el epígrafe de Artículos dominicales, en Dietario en Red, el 10 de enero de 2010

Ola de frío pertenece al libro Artículos fronterizos

Fingiendo una propuesta

Coche en la noche

Cuando se baja los pantalones hasta las rodillas, una de las nenas se muestra insolidaria y abandona a su amiga cambiando de acera.

Fragmento perteneciente a
TRENZADO DE HOMICIDAS
.

Fiera anécdota

Una navaja

Rebasa al nota un par de metros, echa el freno de mano, deja el coche en marcha, empuña una navaja de la guantera, deja su portezuela abierta de par en par y se dirige hacia el nota abriendo la navaja.

—¿Tú acabas de pedirme un cigarro?

Fragmento perteneciente a TRENZADO DE HOMICIDAS.

Alegría transversal

Un chupete

—Dale agua al niño.

Fragmento perteneciente al relato
titulado «Cosa de tres» , del libro TRENZADO DE HOMICIDAS (pág. 102).

Carcajadas

Risas

—¡Ha dicho que se va a follar a su madre!

Fragmento perteneciente al relato
titulado «Cosa de tres» , del libro TRENZADO DE HOMICIDAS (pág. 98).

Amoríos

Amoríos

El bar y la calle combinaban una constante agitación de voces, de pasos sedientos.

Fragmento perteneciente al relato
titulado «Cosa de tres» , del libro TRENZADO DE HOMICIDAS (pág. 95).

Un abejorro

Un abejorro

Los tres se reían de todo. Sin prisas, sin renunciar a la carcajada, ya con dolor de tripa,

Fragmento perteneciente al relato
titulado «Cosa de tres» , del libro TRENZADO DE HOMICIDAS (pág. 91).

Desconfianza

Imagen de desconfianza

Qué asco me dio pensar que otro cipote había hurgado por allí.

Fragmento perteneciente al relato
titulado «Síntomas» , del libro TRENZADO DE HOMICIDAS (pág. 79).

La espera

Gran nariz

A ver, a ver qué nuevas trae la Isa. A ver qué dice. A ver qué hace.

Fragmento perteneciente al relato
titulado «Síntomas» , del libro TRENZADO DE HOMICIDAS (pág. 73).