Hora del ejercicio

Estaba tan mareado…

Fragmento perteneciente al relato titulado
«Primerizo en brasas» , del libro Relatos del fuego sanguinario y un candor (pág. 73).

Dormir para olvidar

la amigable bolsa de pegamento, las vitaminas de la felicidad y el olvido.

Fragmento perteneciente al relato titulado
«Primerizo en brasas» , del libro Relatos del fuego sanguinario y un candor (pág. 71).

Un entierro masivo

Poco después de que enterraran a su papá, el niño Lolo aspiró más pegamento que nunca.

Fragmento perteneciente al relato titulado
«Primerizo en brasas» , del libro Relatos del fuego sanguinario y un candor (pág. 69).