María la Virgen

Un camisón

Los murmullos, por la noche, se escuchan nítidos.

Texto perteneciente a la novela titulada EL PASEO DE LOS CARACOLES (pág. 33).

La señora Lola

Una ración de caracoles

Cuando la amplia y oscura cazuela se enfría, el caldo de los caracoles es de un acentuado verde hierbabuena. Los caracoles, tiesecillos, muertos fuera de la concha, con paciencia se pueden contar de uno en uno. Sólo quedan dos o tres raciones.

Texto perteneciente a la novela titulada EL PASEO DE LOS CARACOLES (pág. 13).