Lecturas de Trenzado de homicidas (136)

Fragmento del relato «Calafell Playa» (página 136),
perteneciente al libro de relatos titulado Trenzado de homicidas.

En «Calafell Playa» la fiesta nocturna se hace añicos por un pequeño detalle inimaginable, en la historia de ficción más autobiográfica escrita hasta ahora por su autor.

Página web de la editorial

Página en Amazon

Información general

Lectura de un fragmento de la página 136.

Verticalidad en los selfis

El gusto de la verticalidad en los selfis. Aquí, en la Costa Dorada (Tarragona), frente a la playa de San Salvador, a medio camino de Comarruga y Calafell. Magnífico paseo. Y parte del espacio de uno de mis relatos, el titulado «Calafell Playa», del libro Trenzado de homicidas.

Siguiendo con el tema, traigo aquí otra foto. Fue tomada en Palencia (Palencia, con p). Si se fijan en la parte superior, sobre mi coronilla verán la gárgola de una calavera con muy malas pulgas. Los apuntes del cuadernillo se concretan en Ruta del oeste.

Y ya para terminar, por ahora, sobre el gusto de la verticalidad en los selfis, dejo la portada del diario que tengo entre manos, iniciado en enero de 2018, Desde Barcelona. Detrás de mí, aparecen las torres medievales sobre la muralla romana, justo delante de la Catedral, en el arranque de la calle del Obispo (del Bisbe).

Fingiendo una propuesta

Coche en la noche

Cuando se baja los pantalones hasta las rodillas, una de las nenas se muestra insolidaria y abandona a su amiga cambiando de acera.

Fragmento perteneciente a
TRENZADO DE HOMICIDAS
.

Fiera anécdota

Una navaja

Rebasa al nota un par de metros, echa el freno de mano, deja el coche en marcha, empuña una navaja de la guantera, deja su portezuela abierta de par en par y se dirige hacia el nota abriendo la navaja.

—¿Tú acabas de pedirme un cigarro?

Fragmento perteneciente a TRENZADO DE HOMICIDAS.

Escaramuzas

Prototipo de un guardia de seguridad

Toda la colegada se queda de piedra. Todos nos vamos muy rápido a la puta calle. Y en la puta calle, los seguratas y unos mamarrachos nos vacilan.

Fragmento perteneciente a
TRENZADO DE HOMICIDAS
.

Recuerdos de la noche

Cierta imagen de la soledad

Otra vez la noche y su fiesta, los bares y las discotecas, y sus borracheras, y las tías de aquí para allá, enrojecidas por el sol, calientes, dulces, prominentes. ¿Adónde puede ir mejor un menda solitario como yo?

Fragmento perteneciente a
TRENZADO DE HOMICIDAS.