Capitán de la Armada española

El traidor Gonzalo de Pineda deliraba, abandonado por los suyos, en la espesura de una selva advenediza.

Fragmento perteneciente al relato titulado
«Noche de tropiezos y altivez» , del libro Relatos del fuego sanguinario y un candor (pág. 87).

Se aproxima el ataúd

Empleados de funeraria

Los dos empleados de la funeraria, llevando a cuestas el ataúd, se hacen cargo, mientras avanzan en solitario, de un mínimo pitorreo.

Texto perteneciente a la novela titulada EL PASEO DE LOS CARACOLES (pág. 91).