Hora de descansar

Las frases van y vienen, como el nubarrón indeciso de las afueras.

Texto perteneciente a la novela titulada EL PASEO DE LOS CARACOLES (pág. 111).

Fascinante más allá

Bucólica representación de espíritus

—¡Buenas tardes, y buen provecho! —dicen, casi al mismo tiempo.

Texto perteneciente a la novela titulada EL PASEO DE LOS CARACOLES (pág. 107).

La importancia de una madre

Preciosa figura maternal

¿Dónde estará mi madre?

Texto perteneciente a la novela titulada EL PASEO DE LOS CARACOLES (pág. 106).

Misterios opacos

Tópica representación de almas en pena

Con esto quiero decir que algunas personas logran verme y tratarme como si fuese un hombre cualquiera.

Texto perteneciente a la novela titulada EL PASEO DE LOS CARACOLES (pág. 105).

Alarmada conversación

Una representación de Dios

—¿Dios? —me extrañé

Texto perteneciente a la novela titulada EL PASEO DE LOS CARACOLES (pág. 104).

El otro mundo

Restos humanos

O se sumergen si sus tumbas se alojan bajo tierra, a fin de averiguar qué queda de sus restos.

Texto perteneciente a la novela titulada EL PASEO DE LOS CARACOLES (pág. 103).

Un contacto singular

Telepatía

A nadie le gusta rememorar sus propias desgracias

Texto perteneciente a la novela titulada EL PASEO DE LOS CARACOLES (pág. 102).

Una nueva vida

Una ambulancia

Oiga, que la cosa tuvo su gracia.

Texto perteneciente a la novela titulada EL PASEO DE LOS CARACOLES (pág. 101).

Alejándose, alejándose

Sombra en forma de cruz

La sombra avanza y retrocede lentamente.

Texto perteneciente a la novela titulada EL PASEO DE LOS CARACOLES (pág. 95).

Desvanecimiento

Mujer flotando en el aire

El liviano airecillo la pasea sobre las alturas del comedor

Texto perteneciente a la novela titulada EL PASEO DE LOS CARACOLES (pág. 94).

Ocupación

Algunos efectos del aire

Sus ojos claros se entreabrieron

Texto perteneciente a la novela titulada EL PASEO DE LOS CARACOLES (pág. 93).

Apretones morbosos

Entre cuervos

La caja y sus portadores se dirigen a la alcoba de la difunta.

Texto perteneciente a la novela titulada EL PASEO DE LOS CARACOLES (pág. 92).

Se aproxima el ataúd

Empleados de funeraria

Los dos empleados de la funeraria, llevando a cuestas el ataúd, se hacen cargo, mientras avanzan en solitario, de un mínimo pitorreo.

Texto perteneciente a la novela titulada EL PASEO DE LOS CARACOLES (pág. 91).

Entre unos versos

El poeta Rubén Darío

Por las escaleras del edificio del bar, dos hombres suben un ataúd vacío.

Texto perteneciente a la novela titulada EL PASEO DE LOS CARACOLES (pág. 90).

Los muertos escuchan

Luis Cernuda

El muchacho recuerda que ayer soñó con la difunta Mercedes

Texto perteneciente a la novela titulada EL PASEO DE LOS CARACOLES (pág. 89).

Contactos

Llaneza

La llaneza es la luz, y la tierra que todo el mundo pisotea

Texto perteneciente a la novela titulada EL PASEO DE LOS CARACOLES (pág. 88).

Una rara intervención

Suspiros

Los hombres del bar hacen ruido, y las orejas de Pepín palpitan a compás.

Texto perteneciente a la novela titulada EL PASEO DE LOS CARACOLES (pág. 86).

Entre dos cementerios

Nube anaranjada

El Paseo de los Caracoles pertenece al barrio de Las Planas, en San Juan Despí.

Texto perteneciente a la novela titulada EL PASEO DE LOS CARACOLES (pág. 80).

Pasiones y muerte

La tirante Esperanza está enterrada en el cementerio de San Juan Despí.

Texto perteneciente a la novela titulada EL PASEO DE LOS CARACOLES (pág. 79).

Un suspiro injustificable

Joven en la ducha

admiran, revoltosas y nostálgicas, el reverberante cuerpo de Gemma lamido por el vapor de la ducha.

Texto perteneciente a la novela titulada EL PASEO DE LOS CARACOLES (pág. 75).

Ellas

Supuesta forma de un fantasma

—La única pena que tenemos es que no nos hayas visto hasta hoy

Texto perteneciente a la novela titulada EL PASEO DE LOS CARACOLES (pág. 71).