Unas piernas

Piernas y medias

—Va, Salva, que me estás poniendo muy cachonda con ese carácter que tienes. Que parece que te haces de rogar, que estás de vuelta de todo. Mírame las piernas.

Fragmento perteneciente a la novela titulada El solitario (pág. 23).

Un escote

Un escote

Salvador notó que una mano de mujer, en su barbilla, le levantaba la cara. Lo primero que descubrió fue un considerable escote, unos pechos de mayúscula fortaleza, de piel dorada y maravillosamente cálida.

Fragmento perteneciente a la novela titulada El solitario (pág. 22).

El camarero Pepín

Cuidado, zona de camareros

Afuera, los camareros de la Rambla recogen las mesas y las sillas con la trágica idea de ahogarse, paulatinamente, en el aire calentón.

Texto perteneciente a la novela titulada EL PASEO DE LOS CARACOLES (pág. 14).

Caluroso erotismo

Bailando en la barra de un bar

La chica regala. Con el mentón alzado no le quito ojo.

Fragmento perteneciente a
TRENZADO DE HOMICIDAS
.