Deborah de Robertis, el desnudo como protesta, todavía

Acabo de enterarme de que Deborah de Robertis la ha vuelto a liar con otro de sus desnudos artísticos. Sus desnudos, aparte del mensaje del arte, siguen llevando consigo un mensaje de protesta en pleno siglo XXI. Fue el sábado pasado.
Resulta que Deborah de Robertis se fue al santuario de Lourdes, un lugar de peregrinación, de silencio, de oración. Y va Deborah y, peregrinando, en silencio, y en actitud de oración, posa desnuda en un escenario que inspira arte, junto al velamen y la imagen de la Virgen María en la gruta donde, según la tradición, la Virgen se apareció hace ya muchos años, siendo este el motivo de la peregrinación de devotos y turistas.

Deborah de Robertis, en el santuario de Lourdes, el pasado viernes

Deborah de Robertis, en el santuario de Lourdes

Efectivamente, a Deborah de Robertis la sacaron de allí por estar desnuda. Si hubiera estado vestida, no la sacan. Se supone que las autoridades competentes no quieren otorgar permiso a nadie, ni a Deborah de Robertis, para que se desnude en un lugar tenido por sagrado por miles y miles de personas. Sin embargo, cuesta creer que el museo parisino de Orsay no otorgue un permiso artístico, ni siquiera a Deborah de Robertis, para que se haga posados artísticos. A Deborah de Robertis también la tuvieron que sacar de este museo, pese al aplauso de algunos congregantes, puesto que la ubicación, en teoría, se entrega al arte por el arte, como todos los museos. Si hubiera estado vestida, no la sacan. Se ve que a Deborah de Robertis, para la recreación de su arte, le interesa el momento cotidiano, natural, jugar con los prejuicios imperantes en el momento que le ha tocado vivir, manifestar protesta. Y eso que en el museo de Orsay se plantó bajo el cuadro, de Gustave Courbet, titulado El origen del mundo.

Foto de Deborah de Robertis en el museo de Orsay

Primer plano de Deborah de Robertis en el museo de Orsay

Vídeo de Deborah de Robertis en el museo de Orsay

Deborah de Robertis en el museo de Orsay

Que el desnudo no implique protesta en el corazón de Europa es cuestión tiempo. Que el desnudo artístico solo arroje mensajes de arte, que son generalmente muy ricos y sugestivos, es cuestión de unos cuarenta años, si nos atenemos al ejemplo que deja la fotógrafa Penny Slinger con su fotografía, de 1973, Wedding invitation 2 (Art is Just a Piece of Cake). ¿Quién, en el corazón de Europa, en 2018, ve un mensaje de protesta contra las ceremonias matrimoniales en esta fotografía de 1973? Nadie. Lo único que se ve es arte.

Foto de Penny Slinger, Wedding invitation 2 (Art is Just a Piece of Cake)

Foto de Penny Slinger, Wedding invitation 2 (Art is Just a Piece of Cake)

Todos tenemos un sentido artístico del erotismo; parte del mío, se encuentra, por ejemplo, en  CALIENTE. Hay que dejar que el arte fluya libremente. Como digo, sobre este tema, que no haya prejuicios en Europa es cuestión de tiempo. Tal vez unos cuarenta años.

La pornografía, según Karl Kraus

Karl Kraus (Jicin, Bohemia, 1874 – Viena, 1936)
Una cita

La pornografía es tan necesaria para la humanidad como un trozo de pan. No imagina uno la cantidad de gente, incluso de clase alta, que no es capaz de masturbarse sin un texto delante ni cuántos, a pesar de disponer de un texto, precisan, además, de una ilustración. Por eso mismo, perseguir a los editores de pornografía es tan estúpido como perseguir a las alcahuetas. Igual que en el caso de estas, resulta reprobable que los editores se dispongan a delatar a los autores que se entregan por dinero. Por otra parte, invocar el arte y la ciencia es tan ridículo como si una alcahueta alegara que actúa por una cuestión de estética o de política social.

El prestigioso escritor Karl Kraus

El prestigioso escritor Karl Kraus

Ilustración de una escena pornográfica.

 Y ahora, mi novela
erótico-pornográfica-metaliteraria-intelectual-inclasificable
CALIENTE
(con su lectura, se recomiendan baños fríos,
incluso ahora que ha terminado la canícula veraniega)
Y según El Cultural: ¡Uf!

La gloriosa erección, según Manuel Vicent

Movido por el afán de la precisión del adjetivo, que Josep Pla manejaba magistralmente, y leyendo uno de los periódicos atrasados que acumulo en el quemadero, me pongo a averiguar el grado de precisión de un adjetivo colocado por Manuel Vicent, en El País. Manuel Vicent califica de «gloriosa» la erección que mantienen en un posado fotográfico los filósofos Friedrich Nietzsche y Paul Rée, junto a la preciosa Lou Andreas-Salomé, quien no solo merece a su alrededor una gloriosa erección, sino miles. Aquí tengo remarcado en rojo las llamativas líneas de Manuel Vicent, escritor valenciano, una de las últimas sonrisas que actualmente escriben en los periódicos.

Recorte del artículo de Manuel Vicent
Como internet lo contiene todo, incluso la piedra filosofal, si se rebusca como en una escombrera, puesto que el destino premia a los humildes; como internet lo contiene todo, digo, me puse a buscar, con cierta ansiedad, la confirmación de que Friedrich Nietzsche, bastante famoso por su teoría filosófica del «superhombre», maridaba a la virtud idealista del superhombre un correspondiente plano físico de supercojones. Encontré la fotografía, y la decepción no pudo ser más profunda, puesto que me llevó a ella la estupenda adjetivación de Manuel Vicent, en este caso fallida. Aquí está la fotografía.

Friedrich Nietzche, Paul Rée y Lou Andreas-Salomé, desnudos
La erección de Paul Rée es tan mínima que ni se aprecia como tal, y la erección de Friedrich Nietzsche, absolutamente alejada de Príapo, es tan vulgar como deslucida. Puesto que las gloriosas erecciones miran al techo, no hacia el frente, la de Friedrich, o hacia el suelo, que ya resultan patéticas, por lo que tienen de capa caída.

Un consejo: si usted desea poseer una gloriosa erección, digiera usted una comida diaria como lo hacían vuestros abuelos en sus pueblos. O sea, coma usted comida de pueblo. No importa de qué pueblo. Verá usted cómo al cabo de unos meses el glande de su erección saluda al cielo. Doy fe de ello.

Erotismo en el teatro

Erotismo en el teatro, y mucho más,
en ¿Qué haré yo con la espada?, de Angélica Liddell.

Erotismo en escena de ¿Qué haré yo con la espada?, de Angélica Liddell

Escena de ¿Qué haré yo con la espada?, de Angélica Liddell

Como no podía ser de otra manera,
y menos en verano,
mis escenas narrativas eróticas,
aquí y aquí.

Erotismo doméstico y natural

El erotismo de la fotografía es de Lee Price, un fotógrafo que tiene la virtud de plasmar naturalidad a lo férreamente preparado, como se muestra en el bellísimo posado de la modelo que se inmoviliza con tanta naturalidad (otra virtud). Frente al arte, lo único que hay que seguir haciendo es una reverencia.

El erotismo de Lee PriceMi novela
erótico-pornográfica-metaliteraria-intelectual-inclasificable
CALIENTE
(con su lectura, se recomiendan baños fríos,
ahora que es casi verano –páginas-)

Contraste entre la vejez y la juventud

La figura de contraste, en la literatura, produce un efecto en el lector, generalmente interesante. En el cine pasa lo mismo. Aquí tienen un ejemplo, en el siguiente enlace (contraste vejez-juventud). Vean, admiren, disfruten, reflexionen:

Un contraste: escena de La juventud, de Paolo SorrentinoErotismo

Foto viral erótica

Es una foto viral tan erótica
que ha llegado hasta aquí.
Yo la he visto siempre en foros
relacionados con la literatura.

Feliz lectura festiva

Mi literatura festiva, aquí; y también, aquí.

Foto del erotismo

Foto viral erótica

Cap D’Agde, a tres horas de Barcelona

Cap D’Agde, un pueblo costero francés, está a tres horas de mi ciudad, Barcelona. ¿Y? Pues que ayer me enteré, por un reportaje del periódico digital El Español, que es la capital mundial del sexo en público en plena playa. Ah, pues pon fotos de ejemplo. Voy. Aquí está una captura del reportaje:

Cap D'Agde, la playa del sexo público

Dice el reportaje que si en Google se pone “Cap D’Agde Sex”, nos podemos hacer una idea fidedigna de lo que se cuece, públicamente, en la playa. ¿Que si puedo poner un ejemplo? Pues claro:

Cap D'Agde, la playa del sexo público

Una escena cotidiana en la playa de Cap D’Agde.

Oyes, qué haces poniendo aquí un pijo y unas tetas. ¿Estás de guasap? Sip, estoy de guasap. Adivino qué es lo próximo que vas a decir. Sip, esto:

MI NARRATIVA ERÓTICA AQUÍ Y AQUÍ.
Dew. Dew.

Caliente, de mi niña Paz, lectura veraniega

Caliente, de mi niña Paz, buena lectura veraniega.
Más información, aquí.
Lo que dijo de Caliente Juan Palomo
(Blanca Berasátegui),
directora de El Cultural, del diario El Mundo, aquí.

Caliente, de la preciosa e inteligentísima Paz Vega López

La ya legendaria novela de mi niña Paz Vega López: Caliente.

CALIENTE EN YOU TUBE

Mi antiguo y famoso vídeo de CALIENTE en You Tube

Paz Vega López nació el 30 de octubre de 1985. Se dio a conocer en 2004, con apenas 18 años de edad, cuando empezó a escribir en Internet su diario personal. Ella misma se presentaba así: “Vivo en Madrid. Últimamente estoy insoportable porque he sacado dos nueves en la Sele, en Lengua y en Literatura. Soy una chica precoz. Y no sólo por mi avidez cerebral. A los 12 años hice el amor con mi mejor amiga y a los 14 me desvirgó un novio de la ESO que sólo me duró un mes. Sí. Soy abiertamente bisexual”. Paz Vega López también es el seudónimo del escritor Antonio Gálvez Alcaide. Su creador afirma que su personaje fue un experimento unamuniano. Y añade: “Sin entrar en la sobrecarga erótica de esta novela, lo que tiene de testimonio es lo que me resulta más curioso. En alguna medida, Paz Vega López sedujo sin proponérselo a una parte de la intelectualidad barcelonesa y de más allá”. Efectivamente, editores, periodistas y escritores consolidados se sintieron atraídos por Paz hasta el punto de rozar el amor. Muchas personas vivieron dentro de una novela sin sospecharlo. Caliente es la historia de Paz Vega López, una chica vivísima con ínfulas literarias que carga, sin tapujos, contra la literatura española actual, llora con los atentados del 11-M o se entera de la muerte de la novelista Carmen Laforet mientras bebe chupitos de tequila y escribe en su blog, momentos antes de trasladarse a la noche madrileña.

Según Juan Palomo, Blanca Besategui, directora de El Cultural:

Me cuentan que una pequeña editorial, Morfeo, acaba de publicar un libro de Paz Vega titulado Caliente, la historia de una chica precoz abiertamente bisexual. Pero que mitómanos y morbosos no se precipiten a las librerías, o al menos que no lo hagan errados (o herrados, el género porno les gusta demasiado), porque bajo el nombre de Paz Vega se oculta un tal Antonio Gálvez que resulta ser también el editor, y un tipo más que calenturiento.

Sobre la película porno de Marilyn Monroe

Visualizada, después de muchos años, mi película porno, en VHS, de una presunta Marilyn Monroe, que sacó la revista Interviú, a modo de suplemento. A continuación, la foto de mi película en VHS (se ve un poco mi mano):

Sobre la película porno de Marilyn Monroe

Sigo pensando lo mismo que al principio. Creo que la chica de la película porno es Marilyn Monroe, de jovencita. Está igual de rellenita que aquí:

Sobre la película porno de Marilyn Monroe

Sí. Igual de rellenita, con la misma redondez de la barriguilla que aparece en esta foto. Por otro lado, la silueta de los labios de la presunta Marilyn es idéntica que la silueta de los labios de la Marilyn oficial. Conozco muy bien esa silueta. Ella misma la dejó estampada, toda carmín, y aparecen muchas fotos de esos labios. Otra cosa, incluso a la supuesta Marilyn se le ve el piquito de su pelo en la frente. Por otro lado, la depilación de sus cejas tiene otro perfil, y eso despista un poco. Pero sigo creyendo que la supuesta Marilyn, la de la película porno, es la auténtica Marilyn. ¿Hay por aquí alguien de la misma opinión que yo? ¿O con la verdad sobre este tema?

P.D. Si acudís a internet, para visionar el vídeo de esta película porno, que es en blanco y negro, creo que tendréis mala suerte. Yo solo he visto el primer enlace que ofrece Google, y se ve la película porno muy pero que muy borrosa, respecto a la versión de mi cinta en VHS, que es diáfana, muy diáfana.

Y ahora, ya puestos en erotismos,
sobre la narrativa de MI EROTISMO: aquí y aquí.

Laura Escanes, un ejemplo

Laura Escanes, menudo ejemplo me das. Menuda foto te hiciste en 2015. Aquí la dejo, desde La Vanguardia, y con enlace a mi cabecera (clic).

Laura Escanes

Esta foto ya tiene leyenda

Le preguntaste a la amistad virtual de Instagram: ¿Quién quiere casarse conmigo? Y te salió el pretendiente Risto Mejide, veintinosecuántos años mayor que tú, con quien ya estás recién casada. Felicidades y enhorabuena. Munudo ejemplo me das. Así que te copio y pregunto, en rojo pasional, tu misma pregunta:

¿Quién quiere casarse conmigo?

Pero queridas pretendientas mías (jiji), ¿cómo osáis pensar que no copio del todo a Laura Escanes? ¿Cómo pensáis que yo no salgo aquí en ropa interior? El asunto está más claro y lógico que el agua clara: soy profe y me niego a que mis alumnos me vean en calzoncillos (qué cachondeo habría, y qué escándalo, jiji).

Pero no os decepcionéis, queridas pretendientas mías, por la falta visual de mi materia prima, porque podéis acceder a ella desde la amistad virtual que ofrece Facebook, donde solo las publicaciones “para amigos” os acercarán a mi torso desnudo, a mi estirado semblante en bañador, a mis posados eróticos con la ligera goma de borrar en los puntos sensibles, para pasar la censura del Sistema. Así que, queridas pretendientas mías, si queréis ver mi materia prima, solicitad mi amistad virtual en Facebook, que por algo se empieza. Dejo el enlace:

SOLICITAR AMISTAD VIRTUAL DEL SIN PAR ANTONIO

Efectivamente, queridas pretendientas mías, aunque es fantasía, podéis hacer realidad, experimentar esa realidad, conmigo, de las siguientes narraciones mías (jiji):

Apuntes eróticos que aspiran a hacerse realidad por mis pretendientas

Página web de “Apuntes eróticos”

Secuencias que pueden experimentar mis pretendientas

Página web de la novela “Caliente”

Y como dijo el otro, todo se andará (jiji).

P.D. Por favor, queridas pretendientas mías, si sois estudiantes universitarias, y queréis una cita conmigo en compañía de vuestras amigas, como mucho tres o cuatro amigas, tenéis que darme prueba previa de que sois verdaderamente amigas, ya que no es la primera vez que veo a varias chicas tirándose de los pelos, liándose a tortas, y paso mucha vergüenza. Dicho queda. Y una frase célebre, con letras rojas:

El primer paso del amor empieza con veinticinco pasos de sexo (¿verdad o falso?)

Mucho dinero erótico-pornográfico en una subasta

Mucho dinero erótico-pornográfico es lo que se paga por objetos a cargo de Sotheby’s, en subasta. Es para alucinar comprobar la cantidad de dinero que se paga por cada objeto, ya sea cuadro, escultura, dibujo, fotografía, etc. Lo pueden comprobar. Valgan un par de muestras en esta página, antes de enlazar.

Un Klimt

Magnífico dibujo de Gustav Klimt (mucho dinero)

Dibujo de Gustav Klimt

Un Picasso

Dibujo erótico-raro de Pablo Picasso (mucho dinero)

Dibujo de Pablo Picasso, del día 14 de julio de 1972

Ver el muestrario, la cantidad de dinero que la gente paga por cada objeto, aquí.

Y ahora, MI EROTISMO: aquí y aquí.

El erotismo de la mujer sentadita

Erotismo. Curioso artículo de Xavi Sancho, ayer, en El País.
Más erotismo de casi lo cotidiano.
Ver artículo, aquí; pero antes, un par de ejemplos:

Erotismo. Minerva

Minerva, modelo española.

Erotismo. Gia Carangi

La modelo Gia Carangi (1960-1986).

MI EROTISMO: aquí y aquí.

Preciosa

Preciosa, disponible en las distribuidoras digitales. Es la segunda historia del libro de relatos MALDICIÓN GITANA. Se basa en el poema de Federico García Lorca Preciosa y el aire, de su ROMANCERO GITANO.

iBookstore     Amazon     Tagus     Google Play

Preciosa se basa en el poema de Federico García Lorca titulado Preciosa y el aire

Portada del ebook PRECIOSA, de Antonio Gálvez Alcaide

Akila Berjaoui, el agua del Mediterráneo

Akila Berjaoui, la fotógrafa australiana, capta el erotismo de las playas del Mediterráneo acertadamente, artísticamente. No están nada mal sus imágenes, sobre todo ahora, que tocamos el fin del verano, anticipándonos, un poco, a la nostalgia.

Mujer jugando con agua (foto de Akila Berjaoui)

Mujer jugando con agua (foto de Akila Berjaoui)

MI EROTISMO: aquí y aquí.

Ensayo sobre La lozana andaluza

Ya está disponible mi ensayo sobre La lozana andaluza,
de Francisco Delicado,
en las distribuidoras digitales.
Se titula La lozana andaluza: espíritu anticelestinesco y erotismo atenuado.

iBookstore    Tagus    Google

Ensayo sobre La lozana andaluza

Ensayo sobre La lozana andaluza

LA LOZANA ANDALUZA: ESPÍRITU ANTICELESTINESCO Y EROTISMO ATENUADO es un ensayo del escritor barcelonés Antonio Gálvez Alcaide. Como el elocuente título indica, nos encontramos con la demostración a la contra de las actuales tesis sobre la obra de Francisco Delicado, editada en Venecia, en 1528, con el título RETRATO DE LA LOZANA ANDALUZA.

Las jugadoras desnudas de balonmano

Las jugadoras desnudas de balonmano son danesas. ¡Qué mentalidad más abierta, la del norte de Europa! Aunque en el centro del centro de Barcelona, donde vivo, recojo una mentalidad muy abierta, todavía barajo la posibilidad de ir a vivir a Amsterdam.

Disfruten del erotismo natural y espontáneo de las jugadoras desnudas, danesas y campeonas, de balonmano.

Jugadoras desnusdas de balonmano (Dinamarca)Jugadoras vestidas de balonmano (Dinamarca)

MI EROTISMO: aquí y aquí.

Información vía La Vanguardia.

Idalia Candelas, sexy

Idalia Candelas, o el erotismo diario, íntimo, de puertas adentro de la propia casa, de las mujeres que viven solas, solitarias, a una temperatura constante de templanza, de normalidad. Este es el asunto de las viñetas de Idalia Candelas.

Idalia CandelasMI EROTISMO: aquí y aquí.

La señorita Elvira

Gato en pesadilla de la señorita Elvira

La señorita Elvira, de vueltas en la cama, está desasosegada, impaciente, y una pesadilla se le va mientras otra le llega. La alcoba de la señorita Elvira huele a ropa usada y a mujer: las mujeres no huelen a perfume, huelen a pescado rancio. La señorita Elvira tiene jadeante y como entrecortado el respirar, y su sueño violento, desapacible, su sueño de cabeza caliente y panza fría, hace crujir, quejumbroso, el vetusto colchón.
Un gato negro y medio calvo que ronríe enigmáticamente, como si fuera una persona, y que tiene en los ojos un brillo que espanta, se tira, desde una distancia tremenda, sobre la señorita Elvira. La mujer se defiende a patadas, a golpes. El gato cae contra los muebles y rebota, como una pelota de goma, para lanzarse de nuevo encima de la cama. (…). Mira siniestramente, como un verdugo. Se sube a la mesa de noche y fija sus ojos sobre la señorita Elvira con un gesto sanguinario. La señorita Elvira no se atreve ni a respirar. El gato baja a la almohada y le lame la boca y los párpados con suavidad, como un baboso. Tiene la lengua tibia como las ingles y suave, igual que el terciopelo. (…). A la señorita Elvira le tiembla todo el cuerpo con violencia. Respira con fuerza mientras siente la lengua del gato lamiéndole los labios. El gato sigue estirándose cada vez más. La señorita Elvira va quedándose sin respiración, con la boca seca. Sus muslos se entreabren, un instante cautelosos, descarados después…
La señorita Elvira se despierta de súbito y enciende la luz. Tiene el camisón empapado en sudor. Siente frío, se levanta y se echa el abrigo sobre los pies. Los oídos le zumban un poco y los pezones, como en los buenos tiempos, se le muestran rebeldes, casi altivos.
Se duerme con la luz encendida, la señorita Elvira.

Fragmento perteneciente a la novela de Camilo José Cela, La colmena (pág. 190).

Escritos míos donde aparece Camilo José Cela:
Dietario en Red 2004-2006: (iBookstore, Amazon, Tagus, Kobo, Nook)
Dietario en Red 2007-2008: (iBookstore, Amazon, Tagus, Kobo, Nook)
Artículos fronterizos: (iBookstore, Amazon, Tagus, Kobo, Nook)
En la tumba de Camilo José Cela: (iBookstore, Tagus, Google Play)
Madera de perdedor
Melancolía

El erotismo de Juan Francisco Casas

Juan Francisco Casas es el erotismo del boli, el ejemplo de cómo un simple boli puede realizar obras maestras. A partir del 15 de enero, Juan Francisco Casas expone en Roma.

Unos ejemplos:
Pillando culo
Pillando culo (dibujo de Juan Francisco Casas)Recordando a Artemisia Gentileschi
Recordando a Artemisia Gentilieschi (dibujo de Juan Francisco Casas)El éxtasis de santa Teresa y de una chica espontánea
Éxtasis santa Teresa y espontanea (dibujo de Juan Francisco Casas)MI EROTISMO: aquí y aquí.