Alejándose, alejándose

Sombra en forma de cruz

La sombra avanza y retrocede lentamente.

Texto perteneciente a la novela titulada EL PASEO DE LOS CARACOLES (pág. 95).

Desvanecimiento

Mujer flotando en el aire

El liviano airecillo la pasea sobre las alturas del comedor

Texto perteneciente a la novela titulada EL PASEO DE LOS CARACOLES (pág. 94).

Ocupación

Algunos efectos del aire

Sus ojos claros se entreabrieron

Texto perteneciente a la novela titulada EL PASEO DE LOS CARACOLES (pág. 93).

Apretones morbosos

Entre cuervos

La caja y sus portadores se dirigen a la alcoba de la difunta.

Texto perteneciente a la novela titulada EL PASEO DE LOS CARACOLES (pág. 92).

Se aproxima el ataúd

Empleados de funeraria

Los dos empleados de la funeraria, llevando a cuestas el ataúd, se hacen cargo, mientras avanzan en solitario, de un mínimo pitorreo.

Texto perteneciente a la novela titulada EL PASEO DE LOS CARACOLES (pág. 91).

Entre unos versos

El poeta Rubén Darío

Por las escaleras del edificio del bar, dos hombres suben un ataúd vacío.

Texto perteneciente a la novela titulada EL PASEO DE LOS CARACOLES (pág. 90).

Los muertos escuchan

Luis Cernuda

El muchacho recuerda que ayer soñó con la difunta Mercedes

Texto perteneciente a la novela titulada EL PASEO DE LOS CARACOLES (pág. 89).

Contactos

Llaneza

La llaneza es la luz, y la tierra que todo el mundo pisotea

Texto perteneciente a la novela titulada EL PASEO DE LOS CARACOLES (pág. 88).

Una rara intervención

Suspiros

Los hombres del bar hacen ruido, y las orejas de Pepín palpitan a compás.

Texto perteneciente a la novela titulada EL PASEO DE LOS CARACOLES (pág. 86).

Entre dos cementerios

Nube anaranjada

El Paseo de los Caracoles pertenece al barrio de Las Planas, en San Juan Despí.

Texto perteneciente a la novela titulada EL PASEO DE LOS CARACOLES (pág. 80).

Pasiones y muerte

La tirante Esperanza está enterrada en el cementerio de San Juan Despí.

Texto perteneciente a la novela titulada EL PASEO DE LOS CARACOLES (pág. 79).

Un suspiro injustificable

Joven en la ducha

admiran, revoltosas y nostálgicas, el reverberante cuerpo de Gemma lamido por el vapor de la ducha.

Texto perteneciente a la novela titulada EL PASEO DE LOS CARACOLES (pág. 75).

Ellas

Supuesta forma de un fantasma

—La única pena que tenemos es que no nos hayas visto hasta hoy

Texto perteneciente a la novela titulada EL PASEO DE LOS CARACOLES (pág. 71).

Una realidad más clara

Un pelo larguísimo

—Porque te estás muriendo

Texto perteneciente a la novela titulada EL PASEO DE LOS CARACOLES (pág. 70).

Sobre la muerte

Otro arquetipo de la muerte

A la muerte se la mira mal. Casi ninguna persona la quiere ver.

Texto perteneciente a la novela titulada EL PASEO DE LOS CARACOLES (pág. 69).

Un despertar abrupto

Caras de espanto

—¡Ahora no te duermas!

Texto perteneciente a la novela titulada EL PASEO DE LOS CARACOLES (pág. 68).

Una voz muy querida

Amor de los primeros momentos

El agonizante, vaya usted a saber por qué, supone que su pueblo fue engullido por la necesidad.

Texto perteneciente a la novela titulada EL PASEO DE LOS CARACOLES (pág. 67).

Cromatismo

Imagen arquetípica de la muerte (asunto equivocado)

La muerte y los muertos dominan hoy a la gente del Paseo.

Texto perteneciente a la novela titulada EL PASEO DE LOS CARACOLES (pág. 66).

Consciencia de la muerte

Una mujer dormida

Se ve hermosa,

Texto perteneciente a la novela titulada EL PASEO DE LOS CARACOLES (pág. 65).

Emociones

Un plato roto

Viéndose a sí misma, le asoman las primeras lágrimas.

Texto perteneciente a la novela titulada EL PASEO DE LOS CARACOLES (pág. 64).

Continúan los pasos del camino

Frío en la mano

Nadie la escucha, ni siquiera le dedican una mirada fugaz.

Texto perteneciente a la novela titulada EL PASEO DE LOS CARACOLES (pág. 63).