Lecturas de Trenzado de homicidas (136)

Fragmento del relato «Calafell Playa» (página 136),
perteneciente al libro de relatos titulado Trenzado de homicidas.

En «Calafell Playa» la fiesta nocturna se hace añicos por un pequeño detalle inimaginable, en la historia de ficción más autobiográfica escrita hasta ahora por su autor.

Página web de la editorial

Página en Amazon

Información general

Lectura de un fragmento de la página 136.

Ciclo del mar, o de la Costa Dorada

El ciclo del mar, o de la Costa Dorada, tiene fecha. Todo arrancó el 5 de diciembre de 2018, en vísperas del puente de la Constitución, o de la Purísima. Veamos fotos por orden cronológico:

  1. Con unos vinos verdejos y una música despampanante, encarando un puente maravilloso, y en la cumbre de toda buena fortuna.

2. Literalmente, luz al final del túnel (foto llamada a obtener categoría de símbolo).

3. En la Costa Dorada, en Tarragona. Respirando la sal fresca del mar.

4. De regreso a Barcelona, por Sitges, dejando atrás la Costa Dorada. “El mar. La mar. / El mar. ¡Sólo la mar!”, dijo Rafael Alberti. Como vemos aquí, el mar puede ser tan bello como temible. Quedémonos con su belleza, sin perder de vista su parte devastadora.

Tres locos

Locos

—Sólo son tres locos más de los que hay por ahí, con muchas ganas de armar cizaña —afirmó Salvador por suavizar el carraspeo de la situación creada.

Fragmento perteneciente a la novela titulada El solitario (pág. 142).

Perplejidad en el bar California

perplejidad

El bar California, entre desgastados comentarios de perplejidad, retomó el proceso imparable de la noche.

Fragmento perteneciente a la novela titulada El solitario (pág. 141).

Reventamos

reventar

—¡¡¡QUE REVENTAMOS!!! —dijo uno de ellos saltando hacia el otro lado del mostrador—. ¡¡¡QUE ESTOY A PUNTO DE REVENTAAAAR!!!

Fragmento perteneciente a la novela titulada El solitario (pág. 140).

Gigantones

gigantes

La pareja de retacos se echó a un lado. El pelaje de los tres gigantones era tan pintoresco que la escasa congregación no le quitaba ojo.

Fragmento perteneciente a la novela titulada El solitario (pág. 139).

Un medio muerto

agonia

—Oye —dijo Pepe a su novia al observar que disminuía su atención—. Atiende a lo que voy a decir: Salva, el que está a punto de cruzar esa puerta, hace un rato ha resucitado a un medio muerto en mi escalera.

Fragmento perteneciente a la novela titulada El solitario (pág. 138).

El bar California

bar_california

La paupérrima densidad nocturna del bar California parecía café aguado.

Fragmento perteneciente a la novela titulada El solitario (pág. 137).

En el sofá

sofa

—Algo que puede parecer una pirula, en su boca hace gracia. Nunca malrolla mi colega. Es un genio de veintisiete tacos, sólo cinco más que los cuatro que estamos aquí sentados en este sofá. ¿Queréis saber por qué se volvió loco por su piba?

Fragmento perteneciente a la novela titulada El solitario (pág. 116).

De fiesta y con suerte

El viejo profesor, tras cinco días completos y consecutivos de fiesta, llega a la conclusión de que está algo confuso. Es un domingo de madrugada cuando entra en su casa del extrarradio de Barcelona. Le parece mentira encontrarse ya a día 11 de diciembre de 2011. Los días vuelan mucho más veloces que antes. Enciende una estufa eléctrica, su estufa de toda la vida. Se sienta en su sofá, su sofá de toda la vida.

Fragmento perteneciente a las memorias noveladas de la serie El viejo profesor

La primera nostalgia

—Niño hombrón, ¿en qué piensa?

Fragmento perteneciente al relato titulado
«Primerizo en brasas» , del libro Relatos del fuego sanguinario y un candor (pág. 76).

Un pura sangre

—Pero abandonarle, chico, es cagarse encima de una mina repleta.

Fragmento perteneciente al relato titulado
«Primerizo en brasas» , del libro Relatos del fuego sanguinario y un candor (pág. 75).

Hora del ejercicio

Estaba tan mareado…

Fragmento perteneciente al relato titulado
«Primerizo en brasas» , del libro Relatos del fuego sanguinario y un candor (pág. 73).

Una pelea…(153)

En la discoteca

Al instante descubro que uno de los empujones del Manu estrella contra la pared al guiri. Inmediatamente aquel rincón se llena de guiris, tíos y tías, pegándole patadas y puñetazos al Manu. Toda la panda se mete para

Texto perteneciente a la novela titulada CALIENTE (pág. 159).

En Ibiza…(152)

Ibiza (por cierto, en uno de los edificios de la derecha estuve yo alojado, en el verano de 2003)

Probando en Ibiza. Probando, probando. ¡Ya estoy aquí! Gran pasada. Ahora que nos vamos a cenar al comedor, descubro que tenemos un

Texto perteneciente a la novela titulada CALIENTE (pág. 158).

De fiesta, y la literatura…(43)

Carmen Laforet, poco antes de ingresar en la Universidad

tequila

¡Alegría! ¡Alegría! (…)

Texto perteneciente a la novela titulada CALIENTE (pág. 54).

Un encuentro…(7)

ojos_verdes

ojos_azules1

full_contact

A mi viejo cerdo jamás se le pasó por la cabeza ese tipo de planteamientos morales.

(…)

Texto perteneciente a la novela titulada CALIENTE (pág. 15).

Reacción insospechada

Chicas borrachas

Salida. Unas copas, no muchas, en un establecimiento de música y juventud. Todavía me complacen estos bullicios, su risueña ración de piernas, sus bustos femeninos alrededor. He tenido una reacción insospechada.

Entradilla inicial. Texto de DIETARIO EN RED 2004-2006