El fragor de la sangre

El protagonista de El fragor de la sangre es un profesor de instituto con una personalidad muy dada a la sensibilidad. Dadas las circunstancias, es curioso señalar que este relato lo escribí mucho antes de que yo, también, fuese profesor de instituto. Así que es un relato anterior a enero de 2002.

Frialdad

Lágrimas que podrían corresponderse con este relato

Pasan los días como si nada. Constato, denostado por las mujeres y

Fragmento perteneciente al relato
titulado «El fragor de la sangre» , del libro TRENZADO DE HOMICIDAS (pág. 34).

Dramática rutina

Lope de Vega

Todavía no he conseguido emular las gestas de Lope de Vega, poeta y sacerdote,

Fragmento perteneciente al relato
titulado «El fragor de la sangre» , del libro TRENZADO DE HOMICIDAS (pág. 33).

Demasiado nivel

Rompecabezas

«¿Comprenden?». «No, profe, eso no mola». «Ya saben, el léxico que juega al escondite, a pillarse los bigotes, ¿comprenden?».

Fragmento perteneciente al relato
titulado «El fragor de la sangre» , del libro TRENZADO DE HOMICIDAS (pág. 32).

Prosigue el poema de Quevedo

Un orinal

—El subapartado siguiente —digo— es el más largo. La pareja se desnuda y se produce un contacto sexual. ¡Tssss! Por favor, absténganse de murmullos. «El-pié-la-go-de-car-

Fragmento perteneciente al relato
titulado «El fragor de la sangre» , del libro TRENZADO DE HOMICIDAS (pág. 31).

Naturalidad frente a lo innombrable

Pedro Salinas

Y de nuevo me acuerdo de ti, de tu Razón de amor, poeta Salinas:

Fragmento perteneciente al relato
titulado «El fragor de la sangre» , del libro TRENZADO DE HOMICIDAS (pág. 30).

También con Ramón Gómez de la Serna

Ramón Gómez de la Serna

Don Ramón Gómez apura el tiempo y me dice, cachondo, que los negros tienen «el

Fragmento perteneciente al relato
titulado «El fragor de la sangre» , del libro TRENZADO DE HOMICIDAS (pág. 29).

Sin vuelta atrás

Personas decapitadas

Sus ojos cansados, casi cerrados, se agrietan.

Fragmento perteneciente al relato
titulado «El fragor de la sangre» , del libro TRENZADO DE HOMICIDAS (pág. 28).

Mal camino

Una metáfora del desprecio

La distingo. No puede ser. Me divisa con un gesto muy severo. Yo diría que me maldice. El hecho es evidente.

Fragmento perteneciente al relato
titulado «El fragor de la sangre» , del libro TRENZADO DE HOMICIDAS (pág. 27).

Temible dialéctica

Bloques de pisos

Y ese pedacito de cielo ciudadano entre grandiosos bloques de pisos.

Fragmento perteneciente al relato
titulado «El fragor de la sangre» , del libro TRENZADO DE HOMICIDAS (pág. 26).

Sopor

Mujer enorme

—(…) Yema y llena son dos juegos paronomásicos que entran en contacto, ¿comprenden?

Fragmento perteneciente al relato
titulado «El fragor de la sangre» , del libro TRENZADO DE HOMICIDAS (pág. 25).

Comentario de textos poéticos

Comentario de textos

—La ausencia de encabalgamientos —digo— nos hace colegir que la pausa métrica coincide con la sintáctica, con lo que domina una simetría rítmica: la esticomitia.

Fragmento perteneciente al relato
titulado «El fragor de la sangre» , del libro TRENZADO DE HOMICIDAS (pág. 24).

Erotismo peligroso

muslos

—Venga —digo—, venga, venga, perezosos, que ya sabíais que teníamos para hoy el romance de Quevedo «Pinta el suceso de haber estado una noche con una fregona».

Fragmento perteneciente al relato
titulado «El fragor de la sangre» , del libro TRENZADO DE HOMICIDAS (pág. 23).

Calor en casa

calor

El delectare et prodesse de los versos de Horacio me aproxima a los alumnos y casi me convierte en uno de ellos.

Fragmento perteneciente al relato
titulado «El fragor de la sangre» , del libro TRENZADO DE HOMICIDAS (pág. 22).

Sesión satisfecha

Látigo masoquista

Había subestimado su inteligencia. Reconozco que la ciudad ofrece muchas posibilidades.

Fragmento perteneciente al relato
titulado «El fragor de la sangre» , del libro TRENZADO DE HOMICIDAS (pág. 21).

Cosas de profesionales

Luis de Góngora, padre del Culteranismo

A veces, con la adrenalina tocándome la chumbera del culo, me pongo filósofo, redicho, como culterano fracasado.

Fragmento perteneciente al relato
titulado «El fragor de la sangre» , del libro TRENZADO DE HOMICIDAS (pág. 20).

Una compañía

Sadomasoquismo

—Sí, ama.

Fragmento perteneciente al relato
titulado «El fragor de la sangre» , del libro TRENZADO DE HOMICIDAS (pág. 19).