Alma y cuerpo

Allá va el coche fúnebre, seguido de un tropel de automóviles.

Texto perteneciente a la novela titulada EL PASEO DE LOS CARACOLES (pág. 136).

La hora de un entierro

La madre de la difunta camina como ciega.

Texto perteneciente a la novela titulada EL PASEO DE LOS CARACOLES (pág. 135).

Bullicio

—Sardinasenadobo, boqueronesenvinagre —dice—, callosbravaspinchos, caracolesgordosypequeños.

Texto perteneciente a la novela titulada EL PASEO DE LOS CARACOLES (pág. 134).

Pensamientos románticos

esta noche buscará su lecho del cementerio

Texto perteneciente a la novela titulada EL PASEO DE LOS CARACOLES (pág. 133).

Momentos muy tristes

Fernandín, en el primer parpadeo, se desconoce a sí mismo

Texto perteneciente a la novela titulada EL PASEO DE LOS CARACOLES (pág. 132).

Un contacto singular

Telepatía

A nadie le gusta rememorar sus propias desgracias

Texto perteneciente a la novela titulada EL PASEO DE LOS CARACOLES (pág. 102).