Carta a una amada

Disponible Carta a una amada, la entrega 7 de Mi cuaderno gris.
iBookstore
Amazon
Tagus

CARTA A UNA AMADA, de Antonio Gálvez AlcaideAnimado por el elevadísimo valor literario de los diarios de Josep Pla, el escritor barcelonés Antonio Gálvez Alcaide arranca su primer diario, MI CUADERNO GRIS, en septiembre de 2001 para concluirlo en diciembre de 2002. Catorce años después empieza a salir a la luz, mensualmente, cada uno de los tomos que constituye la obra, toda una radiografía de la intimidad, de la comarca del Llobregat, de la ciudad de Barcelona, de los aspectos sociales y políticos de aquellos tiempos convulsos, de la cultura literaria de su época, una época que se enmarca, en el escritor, dentro de un paro laboral forzado y el inicio como profesor de instituto, dentro de una familia devastada por la muerte, rasgada por el principio del fin. CARTA A UNA AMADA es la séptima entrega de MI CUADERNO GRIS. Se desarrolla del 5 de julio al 8 de agosto de 2002.

ÍNDICE de nombres propios (públicos), por orden de aparición:
Camilo José Cela, diario ABC, Juan José Millás, Javier Cercas, Josep Pla, Mohamed VI, Francisco Umbral, Anna Caballé, Juan Rulfo, Camilo José Cela Conde, Lola Gulias, Menchu Solís, Joaquín Sabina, Silvia Bastos, Roger Wolfe, Charles Bukowski, ETA, Guardia Civil, Marilyn Monroe, Batasuna.

ÍNDICE de espacios:
Cornellá de Llobregat, El Padró, San Juan Despí, Las Planas, Barcelona, Santa Oliva, isla Perejil, Marruecos, México, Loja, Granada.

Un puzzle gris, en iBookstore

UN PUZZLE GRIS, relato perteneciente a Trenzado de homicidas, disponible en iBookstore.

Un puzzle gris, de Antonio Gálvez AlcaideUN PUZZLE GRIS es una historia de estrés frente al terrorismo de ETA. En UN PUZZLE GRIS el desquiciamiento y la neurosis planean por el cielo de San Sebastián centrándose en un agente de la Guardia Civil, un joven rubiasco de Sevilla. UN PUZZLE GRIS es un relato que pertenece al libro TRENZADO DE HOMICIDAS.

UN PUZZLE GRIS
también se puede adquirir en
GOOGLE PLAY

En otro bar

¿Un váter de bar?

—Espérame un momento, que voy a echar una meada.

Fragmento perteneciente al relato
titulado «Un puzzle gris» , del libro TRENZADO DE HOMICIDAS (pág. 15).

Por la noche

San Sebastián, por la noche

El rubiasco alargaba sus pisadas como si nada. Otra callejuela. Una sirena muy distante. El rostro sin novedad de los transeúntes.

Fragmento perteneciente al relato
titulado «Un puzzle gris» , del libro TRENZADO DE HOMICIDAS (pág. 14).

En un bar

Puerta abierta para el delirio

—Caballero, ¿se encuentra bien?
—Sí, por supuesto.

El camarero se justificó, carraspeó en su soflama.

—Parecía como acalorado.

Fragmento perteneciente al relato
titulado «Un puzzle gris» , del libro TRENZADO DE HOMICIDAS (pág. 13).

En la playa de La Concha

Playa de La Concha, San Sebastián

La islilla reverberaba de frescura, exigía ideas frescas.

—¡Yo qué sé!

Fragmento perteneciente al relato
titulado «Un puzzle gris» , del libro TRENZADO DE HOMICIDAS (pág. 11).

Delirios

Placa de la Guardia Civil

—A sus órdenes.

La fortaleza de Segis, enconada, resquebrajó el teléfono al colgarlo.

—¡Cabronazos!

Fragmento perteneciente al relato
titulado «Un puzzle gris» , del libro TRENZADO DE HOMICIDAS (pág. 10).

Difícil respuesta

Interrogantes muy vitales

Observaba la puerta sin pensar en cosas claras, sin pensar, con las quijadas entreabiertas, sin beber ya, sin moverse ya, con la puerta iluminada en sus pupilas rectangulares, verticales, mientras la noche se expandía.

Fragmento perteneciente al relato
titulado «Un puzzle gris» , del libro TRENZADO DE HOMICIDAS (pág. 9).

Muerte cercana

Etarras

—Sí, por qué.
—Porque lo acaban de hacer picadillo en Bilbao, junto a un teniente y varios rasos.

Fragmento perteneciente al relato
titulado «Un puzzle gris» , del libro TRENZADO DE HOMICIDAS (pág. 8).

Entorno amenazante

El miedo

Una inmensa nube de tormenta, con ojos como fauces, raía el azul diáfano del cielo. Se cimentaba con violencia, instalaba sus sacos de pedrería helada, sus aguas granizadas. Los relámpagos mostraban sus múltiples ojos para que las personas de la calle conocieran el rostro de las almas atormentadas: unas fauces amortiguadas por la quemazón del rayo y la Goma-2 de los truenos.

Fragmento perteneciente al relato
titulado «Un puzzle gris» , del libro TRENZADO DE HOMICIDAS (pág. 7).