Mi cuaderno gris, cita 16

Cita 16 del libro titulado
MI CUADERNO GRIS,
la novedad de Morfeo.

Algunas librerías:

Desde Alibri (Barcelona)
Desde Librerías Independientes (selecciona la tuya en la parte superior)
Desde Casa del Libro
Desde Agapea
Desde Amazon
Desde TodosTusLibros

Mi cuaderno gris, cita 15

Cita 15 del libro titulado
MI CUADERNO GRIS,
la novedad de Morfeo.

Algunas librerías:

Desde Alibri (Barcelona)
Desde Librerías Independientes (selecciona la tuya en la parte superior)
Desde Casa del Libro
Desde Agapea
Desde Amazon
Desde TodosTusLibros

Mi cuaderno gris, cita 14

Cita 14 del libro titulado
MI CUADERNO GRIS,
la novedad de Morfeo.

Algunas librerías:

Desde Alibri (Barcelona)
Desde Librerías Independientes (selecciona la tuya en la parte superior)
Desde Casa del Libro
Desde Agapea
Desde Amazon
Desde TodosTusLibros

Mi cuaderno gris, cita 13

Cita 13 del libro titulado
MI CUADERNO GRIS,
la novedad de Morfeo.

Algunas librerías:

Desde Alibri (Barcelona)
Desde Librerías Independientes (selecciona la tuya en la parte superior)
Desde Casa del Libro
Desde Agapea
Desde Amazon
Desde TodosTusLibros

Corrección ético-estilística en Barcelona Televisión

Corrección

No ha de darme las gracias, betevé. Lo hago gratis y públicamente.
Mi fuerte sentido pedagógico me impide quedarme callado.

El titular original:

Titular no neutral en la televisión pública Barcelona Televisión (con lo que está cayendo)Primera corrección ético-estilística:

Titular, corregido a mano, en la televisión pública Barcelona Televisión (con lo que está cayendo)Segunda corrección ético-estilística (rizando el rizo de la precisión):

- Corrección - Titular, corregido a mano, en la televisión pública Barcelona Televisión (con lo que está cayendo)¿La violencia irá a más?

Posdata: CDR.- Comités de Defensa de la República (¿República, qué República?)
GDR.- Grupos de Defensa y Resistencia (¿Resistencia? Sí, desde 1980, impotentes y desasistidas, las personas ya maduritas)
CDL.- Cuerpos de Limpieza (Ah, ok. No os peleéis)

Día de la Rosa, contrastes

Rosa en un pecho de mujer

El otro día, el día 23 de abril, un día que amaneció con pétalos de rosa sobre un pecho de mujer amada, un día que amaneció de lo más dulce y pasional en la cama de Curro, en su habitación, junto a la ventana de la calle, un día que amaneció de esta manera tan positiva, con un «feliz Sant Jordi, Ana» que volvió a incendiar las sábanas, [SEGUIR LEYENDO]

V de Vendetta

V de Vendetta. Esto ya parece un cómic, una historia de ficción.
Con mucho placer, les presento a Curro García Moyano: «Ha llegado el momento de mi vida pública. La cosa pinta en V de Vendetta».
La bella chica de esta foto me recuerda a una antigua novia que tuve.

V de Vendetta. Chica sexy en el servicio

Respuesta a Jordi Juan, de La Vanguardia, sobre la independencia de Cataluña

El artículo de Jordi Juan, completo, aquí.
Empecemos con un lema:
Por las buenas, todo; por las malas, nada.

Dices:
«La tentación de llegar hasta el final y declarar la independencia en base a los resultados del 1-O es muy grande. Dos almas conviven en el seno del Govern. Hay quien opina que no se puede parar: “La gente que literalmente se ha partido la cara y se ha jugado el físico para ir a votar, que se ha enfrentado a la Policía y a la Guardia Civil, no entendería que ahora renunciáramos a la independencia. No hemos llegado hasta aquí para nada”».

Efectivamente, esa alma, de las dos que conviven en el seno del Govern, tiene toda la razón.  El independentismo, arriesgando el físico de niños de cinco años de edad, por poner un ejemplo, para realizar un acto ilegal, prohibido por el Tribunal Constitucional, no solo no entendería la renuncia a la independencia ahora, tan lejos en el camino, sino que se sentiría manipulado y engañado por sus líderes del Govern, con lo cual, renunciaría a volver a prestar su apoyo incondicional a la independencia de Cataluña, aseverando, sin temor a equivocarse, que sus líderes, como niños, no han pasado de propinar una rabiosa pataleta infantil.

Dices, sobre la otra alma:
«Y hay quien defiende lo contrario: “Si declaramos la independencia, el Gobierno ya no tendrá excusas para imponer el Estado de excepción, suspender la autonomía y detener a todos los miembros del Govern. ¿Y qué hemos de hacer? ¿Sacar a la gente a la calle para que haya un drama? ¿Hemos de poner muertos encima de la mesa para que Europa se tome en serio el problema de Catalunya?”».

Efectivamente, si mañana martes el Govern declara la independencia, de cualquier manera imaginable, se verá claramente que ha cometido otro acto ilegal, porque el Estado, como consecuencia, posiblemente imponga en el acto el Estado de excepción, a lo mejor suspende la autonomía y detiene, o retiene, como ya ha hecho con otros, a todos los miembros del Govern. Por supuesto, las preguntas que, a continuación, se hace esta alma de las dos que conviven en el Govern, son muy pero que muy perversas, al hablar de muertos ajenos a ellos mismos. Como si la gente, su masa independentista, no fuese personas, sino marionetas, los mueve a la calle, al drama, a la muerte, para que  Europa se tome en serio el problema de Cataluña. ¡Pero qué estupidez! ¡Independentistas, despertad! En Europa saben perfectamente que los muertos catalanes no son más guapos que los muertos del resto de España, del resto de Europa, del resto del mundo. En Europa saben que los presuntos muertos catalanes habrían muerto defendiendo un acto ilegal. En Europa hacen suyo este lema: Por las buenas, todo; por las malas, nada: legalidad. 

Tanto los independentistas como los no independentistas sabemos que no estamos viviendo en la generación de nuestros padres y abuelos, una etapa histórica plagada de miseria, de abuso y de analfabetismo. Todos sabemos que vivimos, hoy, en la sociedad del bienestar. ¿Rebeldes sin causa? Todos los que queramos, pero sin arriesgar nuestras vidas.

Dices, como conclusión:
«La mejor solución sería contarnos y convocar elecciones autonómicas. Esto daría tranquilidad al mundo económico, frenaría cualquier intento del Gobierno central de intervención de la autonomía, y facilitaría las vías de mediación que se han puesto en marcha (algunas con posibilidades de éxito). No serían unas elecciones autonómicas como las últimas porque esta vez el mundo sí que está mirando a Catalunya y el independentismo está en condiciones de sacar un resultado muy contundente después del impacto emocional que ha supuesto el 1-O».

Te equivocas, tu perspectiva anda desenfocada, puesto que no cuentas con la jurisprudencia que ha provocado el independentismo catalán y únicamente te basas en apelar a los sentimientos, al impacto emocional, sin recordar que el romanticismo solo es válido en la literatura, no en la vida. El independentismo catalán ha desbordado, ya, sin que haya muertos, todo el aguante del Estado. Las elecciones autonómicas no pueden regirse de la misma manera: entraríamos en un bucle, volvería a repetirse todo. La independencia de Cataluña no puede volver a formar parte del progama de ningún partido político autonómico. Entramos en otra etapa política en España, debido a que el mundo entero ha visto hasta dónde llega el independentismo catalán, el nacionalismo catalán: devora a quien no comparte sus ideas, excluyendo al otro, incluso en su propio Parlament.

Hoy, la Diada, reivindicación

Diada

Este titular de ayer, de La Vanguardia, me exasperó

 

Un titular de un día antes de la DiadaPuigdemont, todo un presidente de Cataluña, mandando a una gente que se encare con otra, instando a la violencia verbal, pero «de forma serena». ¡Qué rabiosa ironía, olida hasta por el más despistado! ¡Qué vergüenza ajena! ¡Qué insulto a la inteligencia! Si yo tuviera unos 20 años de edad, este titular, el día antes de la Diada, me habría obligado a salir a la calle el día de la Diada, para pegar cuatro gritos en contra de este presunto bandido sedicioso (tiene una querella criminal) que insta a la violencia verbal con la fuerza de un sarcasmo hediondo. Y yo, con unos 20 años, no solo era un experto en taekwondo de competición, sino que era amante de la obra de Azorín, Baroja, Valle, Bécquer, Poe, y hasta del primer Cela, e incluso tenía un fajo de folios de mi primera novela El Paseo de los Caracoles. O sea, yo, con unos 20 años, tenía la cabeza, los puños y las piernas muy bien puestos. Pero debido a la edad, más dispuestos las piernas y los puños que la cabeza.

Solo pido hoy, y las próximas semanas, que la violencia verbal no se transforme en violencia física, que las pasiones de los jóvenes, y no tan jóvenes, no desemboquen en hostiones y en sangre, que sería la salsa y armonía de unos cuantos politiquillos zumbados con muy mala leche.

 

El independentismo catalán

Ya empieza a haber jurisprudencia.
Estamos a las puertas de que el independentismo catalán
sea declarado en España como «movimiento político ilegal».
2012-2017

Independentismo catalán

El nacionalismo y Pío Baroja (y XVI)

(El nacionalismo y Pío Baroja, decimosexta y última entrega)

Baroja paseando en el Retiro madrileño, de la serie "El nacionalismo y Pío Baroja"

Pío Baroja en el Parque del Retiro de Madrid.

Peor aún que la doctrina nacionalista me parece el procedimiento de los catalanistas. ¿En dónde, en qué está legitimada la campaña antiespañola que ha hecho durante muchos años el catalanismo? Yo he visto en periódicos extranjeros cómo se insultaba a los españoles estúpidamente, y sabía de dónde salían esos artículos publicados en periódicos italianos y franceses; he visto disfrazar la historia y la antropología, y todo con móviles mezquinos y bajos.
(…) Hoy, al lado del sabio, no está el sacerdote, ni el guerrero; hoy, al lado del sabio, marcha junto a él, muchas veces delante de él, el revolucionario. Alguno preguntará: ¿Qué consecuencia se puede deducir de sus palabras? La consecuencia que yo obtengo es esta: Cataluña es, hoy por hoy, un pueblo grande, un pueblo culto, que no ha encontrado los directores espirituales que necesita; que no ha encontrado sus escritores, ni sus artistas, porque una nube de ambiciosos y petulantes, más petulantes y ambiciosos que los que padecemos en Madrid, han venido a encaramarse sobre el tablado de la política y de la literatura y a pretender dirigir el país. Estos geniecillos pedantescos, estos Lloyd Georges de guardarropía, son los que necesitan cerrar la puerta de su región y de su ciudad a los forasteros; son los que necesitan un pequeño escalafón cerrado, en donde se ascienda pronto y no haya miedo a los intrusos; son los que quieren reservarse un trozo de tierra, hoy que nosotros creemos que la tierra debe ser de todos. ¿Y el remedio?, preguntará el que esté conforme conmigo. El remedio es uno: destruir, destruir siempre en la esfera del pensamiento. No hay que aceptar nada sin examen; todo hay que someterlo a la crítica: prestigios, intenciones, facultades, famas…
(…) Voy a concluir, porque estoy cansado de tener la pluma entre los dedos. No pretendo ser exacto; sé que soy arbitrario, pero me basta con ser sincero. Yo no llamo revolución a herir o a matar; yo llamo revolución a transformar.
(…) Que nuestra inteligencia sea como la reja que destroza la dura corteza del suelo. Que nuestro sentimiento crítico sea como el ojo del labrador que sabe distinguir la cizaña del trigo. Destruid y cread alternativamente y el porvenir de España y el porvenir de Cataluña será nuestro.

Fragmento perteneciente al libro de Pío Baroja, Momentum catastrophicum (pág. 100).

Escritos míos donde aparece Pío Baroja:
Dietario en Red 2004-2006: (iBookstore, Amazon, Tagus, Kobo)
Dietario en Red 2007-2008: (iBookstore, Amazon, Tagus, Kobo)
Artículos fronterizos: (iBookstore, Amazon, Tagus, Kobo)
Cae Nueva York: (iBookstore, Amazon, Tagus)
Madera de perdedor: (iBookstore, Amazon, Tagus)
Escapada a Salamanca: (iBookstore, Amazon, Tagus)

Santi Vidal, senador, un presunto gamberrillo

–Fotografía, con Santi Vidal en primer plano, extraída de La Vanguardia

Vemos el senador Santi Vidal presuntamente relamiéndose de gusto al decir (ver vídeo) que el Gobierno de Cataluña tiene los datos fiscales de los catalanes obtenidos de forma ilegal, y que esos datos pueden servir para hacer un censo electoral. Lo vemos así, junto con otras declaraciones presuntamente sabrosas que, presuntamente, no tienen desperdicio.

¿Cuánto tiempo tiene que seguir pasando para que la gran masa independentista catalana se dé cuenta de que ahora son una gran masa independentista porque así lo decidió la presunta catadura independentista de los presuntos señoritos de derechas de la extinguida Convergència, extinguida por ser presunta gamberrilla?

¿Cuánto tiempo tiene que seguir pasando para que la gran masa independentista catalana, que hace bien poco no era independentista, cuando la extinguida Convergència tampoco lo era, se dé cuenta de que han sido presuntamente manipulados por unos presuntos adultos-niños enrabietados, rebosantes de presuntas declaraciones infantiles? Sí, esa gran masa independentista con la que yo convivo sin el menor problema, con el respeto normal acostumbrado, con el cachondeo eternizado y que incluso amo. Oyes, ¿dónde está esa presunta intención, desde arriba, de división social y de conflicto? Qué risa.

¡Senador Santi Vidal, jajajajaja, has adquirido el gracejo andaluz!
¡De lo presuntamente infantil, eres tan gracioso
como los andaluces de mi pueblo, jajajaja!

Santi vidal, senador español (otra paradoja)

Santi vidal, senador español (otra paradoja)

¡¡¡ Saaanntiiiiii, Saaanntiiiiii, Saaanntiiiiii, Saaanntiiiiii, Saaanntiiiiii, Saaanntiiiiii, Saaanntiiiiii, Saaanntiiiiii, Saaanntiiiiii, Saaanntiiiiii, Saaanntiiiiii, Saaanntiiiiii, Saaanntiiiiii, Saaanntiiiiii, Saaanntiiiiii, Saaanntiiiiii, Saaanntiiiiii, Saaanntiiiiii, Saaanntiiiiii, Saaanntiiiiii, Saaanntiiiiii, Saaanntiiiiii, Saaanntiiiiii, Saaanntiiiiii, Saaanntiiiiii, Saaanntiiiiii, Saaanntiiiiii, Saaanntiiiiii, Saaanntiiiiii, Saaanntiiiiii, Saaanntiiiiii, Saaanntiiiiii, Saaanntiiiiii, Saaanntiiiiii, Saaanntiiiiii, Saaanntiiiiii, Saaanntiiiiii, Saaanntiiiiii, Saaanntiiiiii, Saaanntiiiiii, Saaanntiiiiii, Saaanntiiiiii, Saaanntiiiiii, Saaanntiiiiii, Saaanntiiiiii, Saaanntiiiiii, Saaanntiiiiii, Saaanntiiiiii, Saaanntiiiiii, Saaanntiiiiii, Saaanntiiiiii, Saaanntiiiiii, Saaanntiiiiii, Saaanntiiiiii, Saaanntiiiiii, Saaanntiiiiii, Saaanntiiiiii, Saaanntiiiiii, Saaanntiiiiii, Saaanntiiiiii, Saaanntiiiiii, Saaanntiiiiii, Saaanntiiiiii, Saaanntiiiiii, Saaanntiiiiii, Saaanntiiiiii, Saaanntiiiiii, Saaanntiiiiii, Saaanntiiiiii, Saaanntiiiiii, Saaanntiiiiii, Saaanntiiiiii, Saaanntiiiiii, Saaanntiiiiii, Saaanntiiiiii, Saaanntiiiiii, Saaanntiiiiii, Saaanntiiiiii, Saaanntiiiiii, Saaanntiiiiii, Saaanntiiiiii, Saaanntiiiiii, Saaanntiiiiii, Saaanntiiiiii, Saaanntiiiiii, Saaanntiiiiii, Saaanntiiiiii, Saaanntiiiiii, Saaanntiiiiii, Saaanntiiiiii, Saaanntiiiiii, Saaanntiiiiii, Saaanntiiiiii, Saaanntiiiiii, Saaanntiiiiii, Saaanntiiiiii, Saaanntiiiiii, Saaanntiiiiii, Saaanntiiiiii, Saaanntiiiiii, Saaanntiiiiii, Saaanntiiiiii, Saaanntiiiiii, Saaanntiiiiii!!!

¡¡¡Presuntamente te queremos!!!

El nacionalismo y Pío Baroja (XI)

(El nacionalismo y Pío Baroja, undécima entrega)

Pío Baroja, algo despistado (en entregas sobre el nacionalismo)

Pío Baroja aparentemente despistado.

Si estas palabras las oye un redactor de La Publicidad, dirá, como decía ayer, que yo no tengo ni memoria ni lógica, y no tengo ninguna de estas cosas importantes, porque antes hablé del semitismo de los catalanes y el otro día dije que Barcelona es la forja donde se funden los ideales colectivos de la España del porvenir.

Yo no veo aquí la falta de lógica. Yo dije que en Cataluña había espíritu judío, y es verdad; yo lo sigo creyendo; este espíritu judío está en muchos comerciantes ricos catalanes, está en muchos de esos hombres que han empujado a España a una guerra imbécil en Melilla; está en los que, después de explotar a rincones desgraciados de nuestro país, han tenido la estupidez de desear que España desaparezca y de gritar muera España, como si se pudiera desear la muerte de un país noble y desgraciado.

Yo no he hablado nunca mal del pueblo de Barcelona; he hablado mal principalmente de sus magnates, de esos señores que han despedido a los soldados con un escapulario y una cajetilla; he hablado de sus intelectuales, que me han parecido pedantes, afectados, mezquinos, y he dicho que tienen espíritu judío; lo he dicho y creo que lo seguiré diciendo, si así me lo parece.

Que yo he afirmado en una novela mía que Prim se parecía a un bandolero y ahora alabo a Prim, dice La Publicidad. No; asegurado así es de mala fe.

En una novela mía un personaje lo dice; yo, no. Pero aunque lo dijera yo, yo no tengo inconveniente en admirar a un bandido. Entre un bandido y un gran comerciante, yo casi prefiero al bandido. El uno roba en el camino real y el otro roba con el libro de cuentas.

Fragmento perteneciente al libro de Pío Baroja, Momentum catastrophicum (pág. 81).

Escritos míos donde aparece Pío Baroja:
Dietario en Red 2004-2006: (iBookstore, Amazon, Tagus, Kobo, Nook)
Dietario en Red 2007-2008: (iBookstore, Amazon, Tagus, Kobo, Nook)
Artículos fronterizos: (iBookstore, Amazon, Tagus, Kobo, Nook)
Cae Nueva York: (iBookstore, Amazon, Tagus)
Madera de perdedor: (iBookstore, Amazon, Tagus)
Escapada a Salamanca: (iBookstore, Amazon, Tagus)

Primarias entre Miquel Iceta y Núria Parlon

Primarias, hoy, en el Partido Socialista Catalán, el PSC. ¿Para qué?

Miquel Iceta y Núria Parlon, ¿cuántas décadas tienen que seguir pasando para que entendáis que el Partido Socialista Catalán, el PSC, no puede tener en sus venas ni un miligramo de NACIONALISMO?

¿Primarias para qué?: Para seguir igual. OK.

Gestora del Partido Socialista Obrero Español, el PSOE: Por favor, aprovechen ustedes la Gestora para terminar de barrer la Casa. Concluyan sin timidez el cisma. Echen del Partido Socialista Catalán, el PSC, a todos los que tengan en sus venas el virus del INSOPORTABLE NACIONALISMO CATALÁN, tan ridículo, ya, a nivel internacional.

Miquel Iceta, Núria Parlon, aprovechen ustedes las Primarias para crear el Partido Socialista Catalán Nacionalista, el PSCN (les regalo las siglas). Jamás habéis comulgado con el centenario PSOE. Rompan ya, de una vez por todas, con el PSOE. Dejen de pinchar sus ruedas, como niños traviesos (sí, como niños traviesos, es que el nacionalismo catalán, sin importar su grado de dosis, siempre es infantil).

¿Hasta cuándo seguirá la política catalana, casi en su conjunto, abochornándome?

Miquel Iceta y Núria Parlon, hoy, en Primarias, para nada. Ojalá se escindan para crear el PSCN.

Miquel Iceta y Núria Parlon, hoy, en Primarias, para nada. Ojalá se escindan para crear el PSCN.

El nacionalismo y Pío Baroja (X)

(El nacionalismo y Pío Baroja, décima entrega)

Foto incluida en la serie sobre el nacionalismo catalán

Pío Baroja, muerto

Yo lo digo, porque lo creo así; para mí vuestros intelectuales y vuestros políticos no han estado a vuestra altura; ni os han descubierto, ni os han estudiado, ni os han dado beligerancia ante el mundo. Yo lo decía con indignación de los catalanistas. Cataluña y Barcelona se conocen en el mundo, más que nada, por sus revueltas románticas, por el ansia de ideal de su población proletaria.

(…). Barcelona que, por su aspecto, por su sentido colectivo y por su población obrera es una gran ciudad, es, por sus intelectuales, por sus genios catalanistas, de una mezquindad bastante grande, de una cursilería bastante pintoresca.

Yo no les odio, ni mucho menos; aunque creo que si fuera catalán les odiaría; ¿pero cómo tomar en serio estas pedanterías pesadas de mi amigo Corominas, de este gran hombre cuyos pensamientos están como nadando en grasa, ni considerar como definitivas las brillantes flatulencias de Gabriel Alomar, ni dar importancia al esnobismo sin gracia ni ligereza del Xenius de La Veu de Catalunya? Yo, como digo, no les odio; pero me parecen insignificantes, más insignificantes todavía que nosotros, los del resto de España; porque allí, al menos, el pueblo no nos oye ni nos hace caso; pero aquí, sí; aquí está atento, aquí no se puede desvariar sin tener una grande responsabilidad. Allí los que escribimos somos como oficiales honorarios, que no tenemos soldados; aquí, no; aquí son como oficiales poltrones de un ejército admirable. Aquí el pueblo es culto, aquí el pueblo tiene un fondo social que no tiene el resto de España.

Fragmento perteneciente al libro de Pío Baroja, Momentum catastrophicum (pág. 79).

Escritos míos donde aparece Pío Baroja:
Dietario en Red 2004-2006: (iBookstore, Amazon, Tagus, Kobo, Nook)
Dietario en Red 2007-2008: (iBookstore, Amazon, Tagus, Kobo, Nook)
Artículos fronterizos: (iBookstore, Amazon, Tagus, Kobo, Nook)
Cae Nueva York: (iBookstore, Amazon, Tagus)
Madera de perdedor: (iBookstore, Amazon, Tagus)
Escapada a Salamanca: (iBookstore, Amazon, Tagus)

El nacionalismo y Pío Baroja (IX)

(El nacionalismo y Pío Baroja, novena entrega)

(Foto incluida en la serie sobre el nacionalismo catalán). Pío Baroja, enfermo de muerte, con Ernest Hemingway.

Pío Baroja, enfermo de muerte, con Ernest Hemingway.

Barcelona me parece una ciudad exuberante, que, a pesar del cosmopolitismo que producen los puertos concurridos como el suyo, se mantiene íntimamente hispánica, extraordinariamente española.

En cambio, la producción intelectual barcelonesa, ¿qué impresión da? Hay drama en catalán que parece escrito en la Noruega; versos, que parecen confeccionados en el bulevar de Montmartre; comedias lacrimosas, como las de Rusiñol, en las cuales uno se encuentra como disuelto en un mar de merengue internacional; hay de todo: sueco, noruego, dinamarqués y hasta tártaro; lo que no se ve es que haya nada catalán: por lo menos, nada alto, nada fuerte, nada digno del país.

Todos los productos de la intelectualidad catalanista me parecen híbridos, sin el sello de la raza. Me dan la impresión de esas comidas de hotel y de sleeping-car, que todas se parecen, que todas se componen de una tortilla a la francesa y de un pollo desabrido envuelto en ensalada.

Aquí, en las cocinas de esos primates del intelectualismo catalanista, se huele a Emerson y a Carlyle, a Nietzsche y a Ruskin; lo que no aparece por ningún lado es el olor a la tierra.

Alguien me dirá que yo no puedo juzgar esto; que yo no conozco ni el idioma, ni la tierra, ni las costumbres. Cierto. Hace algunos años, cuando se llegaba a Barcelona y se encontraba uno con aquellos intelectuales que entonces se distinguían por la melena y por la pipa, lo primero que decían era: ¡Ah! Usted no conoce el problema.

Es verdad; yo no conozco el problema. Además, es muy posible que no haya problema, y que todo el problema catalán sea como el problema español: una cuestión solamente de libertad y de cultura.

Fragmento perteneciente al libro de Pío Baroja, Momentum catastrophicum (pág. 77).

Escritos míos donde aparece Pío Baroja:
Dietario en Red 2004-2006: (iBookstore, Amazon, Tagus, Kobo, Nook)
Dietario en Red 2007-2008: (iBookstore, Amazon, Tagus, Kobo, Nook)
Artículos fronterizos: (iBookstore, Amazon, Tagus, Kobo, Nook)
Cae Nueva York: (iBookstore, Amazon, Tagus)
Madera de perdedor: (iBookstore, Amazon, Tagus)
Escapada a Salamanca: (iBookstore, Amazon, Tagus)