Fotografía sin desperdicio

Fotografía sin desperdicio, efectivamente. Fue tomada a finales de noviembre de 2016. Su meticulosa descripción pertenece a mi libro, todavía inédito, titulado MI ÚLTIMO CUADERNO GRIS.

Las cuentas que tenemos que ajustar,
no las vamos a ajustar en este mundo,
las vamos a ajustar en el otro.
En este mundo,
la madre murió enjambrada de pecado,
y yo no reclamo nada de la madre muerta.
Epitafio a la madre:
La envenenaron. Se dejó envenenar. Solo deja veneno.
Qué lástima de madre.
Existe prueba material de su arrepentimiento.
Queda liberada de los
HIJOS DE SATANÁS
que la manipularon
“.

Hay una persona, todavía en esta vida, que ya se ha quedado sin nadie en quien descargar su sadismo, su dominio, su egoísmo, su manipulación, su maldad; con una hija que ha heredado su rastrero veneno. Esta persona tiene un perrito faldero de la misma sangre, perfectamente demostrado, por escrito, desde abril de 2002. Por otro lado, numerosas son las ramas familiares, y ninguno ha tenido la decencia de avisar de la agonía y muerte de la propia madre, de atender su petición de ver a un hijo queridísimo. Finalmente, ninguno ha tenido la decencia de llamar para que ese hijo pueda ver, aunque fuese unos minutos, el cadáver de la propia madre, de cuyo entierro se enteró dos semanas después de producirse. Todos son cómplices de maldad. Ninguno tiene excusa. Todos arrastran su moral de serpiente. Todos tienen una determinada influencia demoníaca, incluso con regocijo. Todos ellos son acólitos del diablo. Desde aquí, el mayor y el más absoluto desprecio.

Junto a un hombre con el alma podrida: ¡¡¡VADE RETRO SATANÁS!!!

El solitario en formato papel

Dada la imparable reedición de mi obra
de hace una década, en formato papel,
ahora aparece El solitario
Volumen: 14 x 21,5 cm.
Tiene 194 páginas.

La cubierta de la reedición de EL SOLITARIO es distinta de la primera edición en papel

Portada de la novela EL SOLITARIO.

En el número 57 de la calle Escudellers, de Barcelona, vive Salvador, un hombre enfermo y huidizo que arrastra una tragedia personal. De forma inexplicable, su vida empieza a tener paralelismos con la vida de Jesucristo. Rompiendo su terrible soledad aparece Magdalena, una mujer que vive en el famoso barrio chino barcelonés y trabaja como dependienta en el mercado de la Boquería. Entre ellos se produce un amor tan profundo que la miseria de sus vidas se transforma en algo parecido a una constante cucharada de miel. El entorno de Salvador es muy limitado, el mismo que les corresponde a las personas solitarias. Su única relación, más allá de las puertas de su casa y de la irrupción de Magdalena, es la que mantiene con los vecinos de su rellano, que no pueden ocultar el portento que viven en cierta ocasión. Más allá del amor sin cortapisas, del choque entre el bien y el mal, de la denominada violencia de género, de la vida nocturna en la parte vieja de Barcelona, la gran quimera cristiana se convierte en algo tangible, demasiado hermosa para que sea perdurable. Y ante todo, Salvador y Magdalena; Magdalena y Salvador, una pareja inolvidable.

Más información, aquí.

Nueva edición, en papel, de COMO LAS VÍBORAS

Continuando con la renovación de mi obra literaria,
en formato papel, ya está disponible
Como las víboras.
El volumen de esta edición, de 14 x 21,5 cm,
tiene 164 páginas.
(Hay que seguir agarrándose a la silla para su lectura).

La imagen de cubierta de COMO LAS VÍBORAS es la misma que en la versión digital

Cubierta de la novela COMO LAS VÍBORAS. La imagen, en detalle, es del pintor decimonónico William Bouguereau.

COMO LAS VÍBORAS hilvana la difícil andadura de unos personajes repletos de maldad. Es una crítica de la violencia extrema. La horrorosa criminalidad actual, que cada vez difunden más los medios, tiene su parte de representación en esta novela. Las situaciones de COMO LAS VÍBORAS no son el producto de una voz narrativa enfermiza, sencillamente son calcos de nuestra realidad más inmediata, de nuestra realidad pretérita, de nuestra tradición literaria, una tradición que camina entre Virgilio, el romancero viejo y las crónicas de Alfonso de Valdés.
Prácticamente toda la acción de la novela se desarrolla en Ávila, dentro y fuera de sus murallas medievales. El espíritu medieval y renacentista posee los albores del siglo XXI, con sus mayores virtudes y sus más deleznables taras. Las rutas teresianas, las huellas románico-góticas cambiarán de perspectiva tras la lectura de COMO LAS VÍBORAS. En este sentido, el público lector habrá de revisar también sus sentimientos, los motivos que le llevan a entristecerse o incluso simpatizar con el joven Frankie, el personaje protagonista, uno de los individuos más abominables de la literatura contemporánea.

Todas las versiones, aquí.

El itinerario, en iBookstore

EL ITINERARIO, relato perteneciente a Trenzado de homicidas, disponible en iBookstore.

Ebook El Itinerario, de Antonio Gálvez AlcaideEL ITINERARIO es la historia de dos hombres muy peculiares: Satán y el Yanqui. Decir que ambos son actores porno es decir muy poco, ya que ambos ruedan películas de sexo con asesinatos reales, las llamadas películas snuff. El personaje principal del relato es Satán, todo un ejemplo de persona sin alma que irá demostrándolo a cada paso que da, con cada palabra que pronuncia. La acción se desarrolla entre Barcelona, Castelldefels y Castellbisbal, poblaciones que conocieron el mal aliento de Satán y la velocidad de su Ferrari. EL ITINERARIO es uno de los relatos del libro de cuentos titulado TRENZADO DE HOMICIDAS. EL ITINERARIO constituyó la génesis de la novela COMO LAS VÍBORAS, otra vuelta de tuerca en la singular narrativa de Antonio Gálvez Alcaide sobre el tema de la violencia.

EL ITINERARIO
también se puede adquirir en
GOOGLE PLAY

Abominable crimen, en iBookstore

ABOMINABLE CRIMEN es el inicio de COMO LAS VÍBORAS, una novela del escritor barcelonés Antonio Gálvez Alcaide. Disponible en ibookstore.

Ebook Abominable crimen, el inicio de la novela Como las víboras, de Antonio Gálvez Alcaide, en ibookstoreSinopsis de COMO LAS VÍBORAS:
La novela COMO LAS VÍBORAS hilvana la difícil andadura de unos personajes repletos de maldad. Es una crítica de la violencia extrema. La horrorosa criminalidad actual, que cada vez difunden más los medios, tiene su parte de representación en COMO LAS VÍBORAS. Las situaciones de COMO LAS VÍBORAS no son el producto de una voz narrativa enfermiza, sencillamente son calcos de nuestra realidad más inmediata, de nuestra realidad pretérita, de nuestra tradición literaria, una tradición que camina entre Virgilio, el romancero viejo y las crónicas de Alfonso de Valdés.

Prácticamente toda la acción de COMO LAS VÍBORAS se desarrolla en Ávila, dentro y fuera de sus murallas medievales. El espíritu medieval y renacentista posee los albores del siglo XXI, con sus mayores virtudes y sus más deleznables taras. Las rutas teresianas, las huellas románico-góticas cambiarán de perspectiva tras la lectura de COMO LAS VÍBORAS. En este sentido, el público lector habrá de revisar también sus sentimientos, los motivos que le llevan a entristecerse o incluso simpatizar con el joven Frankie, el personaje protagonista, uno de los individuos más abominables de la literatura contemporánea.

ABOMINABLE CRIMEN
también se puede adquirir en
Amazon
GooglePlay
Kobo
Nook

Un acceso de pánico

Pánico

Su respiración despedía vaharadas de pánico. Se fijó en la puerta del recibidor.

Fragmento perteneciente a la novela titulada El solitario (pág. 78).

La boa, ya en e-book

Puede decirse que el relato BOA PELO CRESPO ha sido escrito con las tripas.

Aguas del Manzanares

El río Manzanares a su paso por el puente de Segovia, en Madrid

“Nunca te quise y hoy no va a ser menos”.

Fragmento perteneciente al relato titulado
«La molondra de don Peliforte» , del libro Cuentos agrios (pág. 99).

Interrogantes

Nadie, por lo menos en este pueblo, se merece la vida.

Fragmento perteneciente al relato titulado
«La confesión» , del libro Cuentos agrios (pág. 32).

Personalidad tipo

.

Qué asquito dan. Y qué pronto les vi el plumero. El hombre es irascible, un hombre incapaz de sonreír, con un torbellino de oscuridad oculta. Es, con todo el contenido de su acritud, una mala sombra.  La mujer es picajosa, una mujer de mirada severa, que responde a la amabilidad con púas, una mujer de huesos eléctricos y pelo pintado. Ambos repercuten en mi vida como la mierda fugaz que, aplastada, siempre despreciada, se cruza en nuestro camino. Qué gran delicia es saber lo que son: una descomunal eventualidad, una mísera gota en el inmenso río de una vida.

Balance del curso 2009-2010

Al final, irremediablemente, terminó recordándome a las morenazas de las películas que hacen de mala.

Fragmento perteneciente a DIETARIO EN RED 2009-2010

Un idiota en mi entorno

Hay un bobo que, por culpa de la influencia de una mujer, me mira como a un mamarracho. Apenas lo conozco. Apenas nos conocemos. Yo, de él, tan sólo he tenido indicios clarísimos de su memez. Tenemos a un bobo que me mira mal, por culpa de una mujer. Es largo de estatura, corto de miras, un bobo que se me atreve con palabras chamuscadas precisamente porque es bobo. No sabe dónde se mete. Psicológicamente, pueden volarle los dientes.

Fragmento perteneciente a DIETARIO EN RED 2009-2010

Hora del retiro

Los granizos ya sólo forman parte de la memoria.

Texto perteneciente a la novela titulada EL PASEO DE LOS CARACOLES (pág. 152).

Un mal cliente

Sus hijos todavía no lo odian, sólo lo temen.

Texto perteneciente a la novela titulada EL PASEO DE LOS CARACOLES (pág. 151).

Desbordante trasiego

—¡Hijoputa —dice—, que te voy a partir la boca!

Texto perteneciente a la novela titulada EL PASEO DE LOS CARACOLES (pág. 148).

Un niño maltratado

le arrea tal mamporro que el crío sale despedido.

Texto perteneciente a la novela titulada EL PASEO DE LOS CARACOLES (pág. 146).

Retrato de un hombre malvado

—Tú, en esta vida, vas a ir de puto culo si mueves las manos así.

Texto perteneciente a la novela titulada EL PASEO DE LOS CARACOLES (pág. 145).

Ajetreo, movimiento

—Muchacho —dice—, estos caracoles no tienen cuernos.

Texto perteneciente a la novela titulada EL PASEO DE LOS CARACOLES (pág. 144).

Violencia homófoba

Habitación oscura

—¡Un poco de respeto a tu hermana! ¿Oyes? ¡Que hago la calle por ti, para que vayas a la escuela!

Fragmento perteneciente al relato
titulado «Cosa de tres» , del libro TRENZADO DE HOMICIDAS (pág. 100).

Un borracho

Borrachos

A veces deslizaba los brazos y las piernas, como si pretendiera incorporarse.

Fragmento perteneciente al relato
titulado «Cosa de tres» , del libro TRENZADO DE HOMICIDAS (pág. 96).