Ciclo del mar, o de la Costa Dorada

El ciclo del mar, o de la Costa Dorada, tiene fecha. Todo arrancó el 5 de diciembre de 2018, en vísperas del puente de la Constitución, o de la Purísima. Veamos fotos por orden cronológico:

  1. Con unos vinos verdejos y una música despampanante, encarando un puente maravilloso, y en la cumbre de toda buena fortuna.

2. Literalmente, luz al final del túnel (foto llamada a obtener categoría de símbolo).

3. En la Costa Dorada, en Tarragona. Respirando la sal fresca del mar.

4. De regreso a Barcelona, por Sitges, dejando atrás la Costa Dorada. “El mar. La mar. / El mar. ¡Sólo la mar!”, dijo Rafael Alberti. Como vemos aquí, el mar puede ser tan bello como temible. Quedémonos con su belleza, sin perder de vista su parte devastadora.

Una tristeza portentosa

Tan sólo derramó una lágrima, muy redonda, muy llena y biliosa.

Fragmento perteneciente a la novela titulada El solitario (pág. 32).

Levitación, portentos

Antes de preguntarse por los motivos de aquel helado vértigo, a Salvador se le evaporó la mente. Vio que se empequeñecía su calle, que durante su ascenso irrefrenable se hacían diminutas las viejas azoteas.

Fragmento perteneciente a la novela titulada El solitario (pág. 31).

Sol, mar

Una gamba

Hay que ver, vaya solar más pisoteado de yonquis.

Fragmento perteneciente al relato titulado
«Aquella que fue», del libro Cuentos agrios (pág. 118).